Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los desplazados por la violencia en el Sahel

Los desplazados por la violencia en el Sahel

10 fotos

El terrorismo y los ataques intercomunitarios provocan que medio millón de personas abandone sus hogares en la zona entre Malí, Burkina Faso y Níger

Barsalogho (Burkina Faso)
  • El campo de Barsalogho, en el que residen 1.700 desplazados internos, contaba con una escuela provisional hasta que un fuerte viento arrasó la estructura en mayo. En la imagen, niños juegan en los pupitres de dicho centro.
    1El campo de Barsalogho, en el que residen 1.700 desplazados internos, contaba con una escuela provisional hasta que un fuerte viento arrasó la estructura en mayo. En la imagen, niños juegan en los pupitres de dicho centro.
  • El campo de refugiados de Goudébou, cerca de Dori, en el norte de Burkina Faso, acoge a unos 8.500 refugiados malienses que huyeron de su país a partir de 2012. En la imagen, Bouchio Wallet Olamine, y sus dos nietas Fatoumata y Mouzda, de cuatro y dos años, bajo la estructura de su tienda arrasada por una tormenta, hace unas semanas.
    2El campo de refugiados de Goudébou, cerca de Dori, en el norte de Burkina Faso, acoge a unos 8.500 refugiados malienses que huyeron de su país a partir de 2012. En la imagen, Bouchio Wallet Olamine, y sus dos nietas Fatoumata y Mouzda, de cuatro y dos años, bajo la estructura de su tienda arrasada por una tormenta, hace unas semanas.
  • Reparto de agua en el campo de desplazados internos de Barsalogho. Cada mañana un camión llena unos depósitos habilitados en dicho espacio y los desplazados, sobre todo mujeres y niños, acuden con garrafas y cubos para abastecerse de agua.
    3Reparto de agua en el campo de desplazados internos de Barsalogho. Cada mañana un camión llena unos depósitos habilitados en dicho espacio y los desplazados, sobre todo mujeres y niños, acuden con garrafas y cubos para abastecerse de agua.
  • Una desplazada y su hijo descansan en un aula del Instituto Departamental de Barsalogho, junto a decenas de bultos. Este centro educativo se ha convertido en el improvisado hogar de decenas de personas que huyeron de sus pueblos debido a ataques en las últimas semanas.
    4Una desplazada y su hijo descansan en un aula del Instituto Departamental de Barsalogho, junto a decenas de bultos. Este centro educativo se ha convertido en el improvisado hogar de decenas de personas que huyeron de sus pueblos debido a ataques en las últimas semanas.
  • Tiendas en el campo de refugiados de Goudébou, a una hora de carretera de Dori, en el norte de Burkina Faso. La mayor parte de los 8.500 malienses que viven en este espacio tienen miedo de que la violencia les vuelva a alcanzar.
    5Tiendas en el campo de refugiados de Goudébou, a una hora de carretera de Dori, en el norte de Burkina Faso. La mayor parte de los 8.500 malienses que viven en este espacio tienen miedo de que la violencia les vuelva a alcanzar.
  • El comerciante de ganado Mahmoud Dicko reza en su nueva casa en la localidad de Dori, en el norte de Burkina Faso, después de abandonar su pueblo, Arbinda, a consecuencia de la violencia. Dicko se trasladó durante 80 kilómetros a pie durante tres días junto a una veintena de miembros de su familia. Hoy conviven todos en este pequeño espacio.
    6El comerciante de ganado Mahmoud Dicko reza en su nueva casa en la localidad de Dori, en el norte de Burkina Faso, después de abandonar su pueblo, Arbinda, a consecuencia de la violencia. Dicko se trasladó durante 80 kilómetros a pie durante tres días junto a una veintena de miembros de su familia. Hoy conviven todos en este pequeño espacio.
  • Jammal, de 12 años, entra en su tienda en el campo de refugiados de Goudébou, en la que convive junto a su abuela Fatimata Wallet Aibalá y sus hermanos y primos. Toda la familia huyó de Gao, en el norte de Malí, en 2012 y no tiene expectativas por ahora de regresar a su país.
    7Jammal, de 12 años, entra en su tienda en el campo de refugiados de Goudébou, en la que convive junto a su abuela Fatimata Wallet Aibalá y sus hermanos y primos. Toda la familia huyó de Gao, en el norte de Malí, en 2012 y no tiene expectativas por ahora de regresar a su país.
  • Un niño, desplazado por el conflicto en Burkina Faso, que en la actualidad reside en un instituto de la localidad de Barsalogho tras huir de su pueblo junto a su familia es vacunado contra la meningitis y el sarampión, en prevención de posibles epidemias dentro de una campaña gubernamental.
    8Un niño, desplazado por el conflicto en Burkina Faso, que en la actualidad reside en un instituto de la localidad de Barsalogho tras huir de su pueblo junto a su familia es vacunado contra la meningitis y el sarampión, en prevención de posibles epidemias dentro de una campaña gubernamental.
  • Abdoulaye Houceini, de 68 años, junto a su mujer, Hadijatou Sitta, de 48, tres de sus hijos y un sobrino en su caseta en el campo de refugiados de Goudébou. Houceini huyó junto a su familia de Tessi, en la región maliense de Gao, debido al conflicto y dejando todo detrás. “Perdí mis vacas, pero vivir en paz es más importante”, asegura.
    9Abdoulaye Houceini, de 68 años, junto a su mujer, Hadijatou Sitta, de 48, tres de sus hijos y un sobrino en su caseta en el campo de refugiados de Goudébou. Houceini huyó junto a su familia de Tessi, en la región maliense de Gao, debido al conflicto y dejando todo detrás. “Perdí mis vacas, pero vivir en paz es más importante”, asegura.
  • Reparto de harina enriquecida llevado a cabo por la ONG Help en el Instituto Departamental de Barsalogho para las familias más vulnerables El alcalde, Abdoulaye Pafadnam, coordina la entrega y reconoce que esta donación no es suficiente.
    10Reparto de harina enriquecida llevado a cabo por la ONG Help en el Instituto Departamental de Barsalogho para las familias más vulnerables El alcalde, Abdoulaye Pafadnam, coordina la entrega y reconoce que esta donación no es suficiente.