Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel Preysler, portada en bañador a los 68 años

La ‘socialité’ se asoma a su revista de cabecera durante sus vacaciones en Grecia con Mario Vargas Llosa

edad isabel preysler
Isabel Preysler. GTRES

Isabel Preysler parece haber hallado el secreto de la eterna juventud. A sus 68 años, la reina de la prensa del corazón, se asoma esta semana a la portada de ¡Hola!, su revista de cabecera, en lo que parece un posado robado. Ese en el que los protagonistas saben que un objetivo está siguiendo sus pasos. En cualquier caso este reportaje, que muestra a la socialité en bañador, no habría salido a la luz si esta no da su consentimiento, dadas las excelentes relaciones que mantiene con la publicación.

Las imágenes han sido obtenidas en la cubierta de un espectacular barco en agua griegas, donde Preysler pasa sus vacaciones con Mario Vargas Llosa, que también aparece en alguna de las imágenes en bañador. La pareja, que lleva cuatro años junta, está recorriendo varias islas de Grecia a bordo de esta embarcación y bajando a tierra en algunos puntos. Esta fórmula les permite gozar de un cierto anonimato.

Preysler ha sido definida hace unos días por su hija Tamara Falcó, en el programa Lazos de sangre, de TVE, como una mujer "que tiene un aura especial". "Es discreta, elegante, con belleza..., pero tiene algo que no se pierde con la edad, que es encanto".  Falcó también habló de los amores de su madre: "Creo que mi madre se llegó a enamorar muchísimo de tío Julio. He estado con ellos y es algo especial lo que tienen. También se enamoró de mi padre, se enamoró locamente de tío Miguel y ahora está enamorada de Mario". Sobre el escritor añadió: "Llevarte mal con Mario es imposible, es encantador, inteligente, se preocupa de la persona que tiene delante. Es de esas personas que respetas tanto que cuando sale con tu madre es maravilloso".

Isabel Preysler, portada en bañador a los 68 años

El verano pasado Isabel fue fotografiada en biquini en Maldivas, el destino elegido entonces por la pareja. Es muy probable que este año, tras las aguas griegas, el siguiente destino de Preysler y Vargas Llosa sea Marbella. El escritor siempre es fiel a su cita con la ciudad y con la clínica a la que acude a descansar y a perder algo de peso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información