Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ‘milagrosa’ inyección en el pene

Una clínica de Madrid ofrece tratamientos con células madre para agrandar el miembro y potenciar las erecciones. Los expertos lo consideran una pseudociencia

Priapus Shot
Fachada de la clínica Doctor Life, en el barrio de Chueca, en Madrid, esta semana.

La imaginación de los pacientes echa a volar en la consulta de la clínica. De la pared cuelgan dibujos de penes caracterizados de superhéroes. Uno lleva una capa de Superman, otro el antifaz de Batman. Una comercial está a punto de explicar los beneficios de Priapus Shot, un tratamiento que consiste en inyectar en el pene células madre para fortalecer la erección.

Esta clase de terapias, muy populares en Estados Unidos, han aterrizado en Madrid de la mano de Doctor Life, una clínica especializada en tratamientos hormonales que abrió en primavera en el barrio de Chueca. En el escaparate se anuncia con la imagen de un hombre con barba, musculado, que parece haberse bajado los calzoncillos unos centímetros de más, acompañada de la frase: "Vuelve a ser el que eras antes".

Dentro, una trabajadora cuenta que una doctora extrae sangre del brazo del paciente, elimina las toxinas y la grasa y después infiltra esa misma sangre en el pene. La fórmula incluye una poción secreta, patentada por la empresa. La asistente suele recrear la ejecución durante esta primera cita gratuita para interesados con un pene de plástico que guarda en un cajón, pero hoy no lo encuentra y acaba dibujando uno, un cilindro perfecto, en una hoja en blanco.

El efecto de la inyección dura un año. Se vende como un atajo, sin medicamentos ni cirugía, para aumentar el tamaño del pene y mejorar el rendimiento sexual. Cada cierto tiempo el paciente debe aplicarse otra de las ofertas del negocio, el P-Pump, un succionador con nombre de artículo de teletienda que aumenta el volumen sanguíneo. El tratamiento completo cuesta 2.900 euros. Sin embargo, por ser agosto el precio baja hasta los 1.900. 

Antes de entrar en más detalles, la vendedora saca a relucir el nombre de una estrella de la televisión:

-Por cierto, la doctora ha tratado a *********.

-Guau.

Estamos de enhorabuena.

O no tanto. Damián García Olmo, el jefe del Departamento de Cirugía del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, resalta que los profesionales que como él trabajan con células madre están preocupados por la introducción de prácticas sin base científica. El tratamiento en el pene, que se popularizó porque las hermanas Kardashian se lo aplicaron a la cara, no tiene beneficios médicos demostrables. Esa técnica se ha probado en multitud de enfermedades sin resultados claros, dice el cirujano, uno de los pioneros en España del uso médico de células madre.

En un estudio publicado en julio en la revista especializada Current Opinion in Urology se llega a la conclusión de que no existen evidencias sólidas de que su uso aplicado al pene tenga algún beneficio. La investigación concluye que la terapia solo debe administrarse en un entorno de investigación clínica.

Utensilios de la clínica Doctor Life, en una imagen cedida por la empresa
Utensilios de la clínica Doctor Life, en una imagen cedida por la empresa

"En general las pseudociencias faltan a la ética y generan expectativas que no son reales. Quien hace esto no sigue los caminos de la ciencia. Hace daño a los enfermos porque creen estar ante un producto terapéutico y no es así. Y en el campo científico se pierde credibilidad y respetabilidad. Cuando uno ofrece cosas que no son reales, se trabaja en el mundo de la magia y no en el del campo científico", añade el médico.

García Olmo recibe en su WhatsApp la fotografía del chico atlético con la que Doctor Life atrae a la clientela. "¡El tema de poner lo de las células madre es para parecer modernos! En fin, una táctica de penetración comercial!", bromea.

Por correo electrónico, Rebeca García, la cirujana estomatóloga especializada en tratamientos antiedad que está al frente de Doctor Life, explica que las células madre que utiliza se extraen de la propia sangre del paciente. Con "un centrifugado de alta precisión" se separa el plasma rico en plaquetas (PRP), y de ese PRP se procede a otra selección con la que se extraen las células madre. A esta sustancia, continúa, se le añade una "fórmula magistral de vitaminas", realizada en laboratorio farmacéutico de Madrid y se consigue una fórmula "exclusiva y personalizada" que se inyecta en el pene para crear una regeneración localizada, con estímulo y activación de la líbido y de la sensibilidad.

La cirujana resalta que el Priapus Shot, que forma parte del grupo de tratamientos Vampire para mejorar las funciones sexuales del hombre, actúa de forma natural y efectiva, sin ningún tipo de efecto secundario ni de rechazo. Doctor Life es la primera clínica que ha abierto en España. Según se lee en su página web, se espera esparcir por el país en el formato franquicia. En octubre abrirán en Valencia.

Un asesor científico de la doctora García envía por correo los resultados de estudio de la Asociación Europea de Urología donde se resalta que existen ensayos clínicos que muestran que las células madre pueden restaurar la función eréctil para tener relaciones sexuales espontáneas. Se trata, sin embargo, de un estudio en fase 1, con el que solo se evalúa la seguridad y la fiabilidad, sin grupo de control (placebo). Para pasar a uso rutinario hacen falta fases más avanzadas y el permiso de las agencias reguladoras como la AEMPS en España y la FDA en Estados Unidos.

Escuchada la explicación de los responsables de Doctor Life, a García Olmo no le convence. Su colega Ángel Raya, director del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona, también está en la línea de que este tipo de tratamientos son una tomadura de pelo. Dice que de la explicación se deduce que, en realidad, no se utilizan productos celulares. Parece que es solo sangre a la que le quitan las células y se purifica alguna parte del suero. "Si es así, es publicidad engañosa. Si aseguran que esto te va a mejorar no están diciendo la verdad".

José María Moraleda, coordinador de la Red de Terapia Celular Española del Instituto de Salud Carlos III, considera que hay suficientes indicios de que puede tratarse de un timo: "Es un perjuicio para las personas y para la medicina científica y rigurosa que se realiza en nuestro país. Por eso la denunciaremos en los próximos días a la Agencia Española del Medicamento (AEMPS), que es la que garantiza la aprobación de los medicamentos en España”. Y añade: " El PRP que proclama la clínica es una simple centrifugación. No hay ninguna limpieza de toxinas, y no tiene células madre. Sí es rico en plaquetas y factores de crecimiento, pero también en proteínas de la coagulación y fibrinolisis. Y un uso inadecuado puede hacer más daño que beneficio".  

Más allá del efecto placebo, coinciden los expertos, el tratamiento no parece cumplir con lo prometido. Uno sale por la puerta siendo el mismo que entró, más o menos. Ni Batman ni Superman.

"No hay indicios de que funcione"

El asesor científico de la doctora Rebeca García, José Vicente Velázquez,  quiso resaltar a preguntas de este periódico que la clínica hace PRP y que existe mucha bibliografía que demuestra que el uso del PRP funciona, sin efectos secundarios. Según él, es efectivo tanto en el pene como en otras partes del cuerpo. Profesionales de primer nivel le contradicen. El biólogo y catedrático de la universidad de Málaga, Ramón Muñoz-Chápuli, consultado vía e-mail,dice que el PRP no tiene nada que ver con las células madre, ni siquiera con células, ya que es una colección de plaquetas en plasma. "No conozco ninguna evidencia científica de que tenga efectos en la disfunción erectil, los orgasmos prolongados o el aumento de la líbido", escribe. En su opinión, no hay indicio de que el tratamiento que venden funcione.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información