Loading...
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La enigmática boda de Sandra Gago y Feliciano López

Famosa por su relación con el tenista, blinda su vida privada pero presume de su carrera de modelo y de su futuro como organizadora de eventos nupciales

La modelo Sandra Gago, en el espacio Ciento y pico, en Madrid, este miércoles.
La modelo Sandra Gago, en el espacio Ciento y pico, en Madrid, este miércoles.

En la calle de Velarde, en Madrid, hay una vivienda de cuyo balcón cuelga un cartel amarillo en el que se lee: SOS Malasaña. No es peatonal, pero su estrechez invita a caminar por la calzada. En la tarde del pasado miércoles no cesaban los pitidos por parte de los conductores de taxis y cabify, pues la gente —generalmente joven— se aglutinaba frente a un local en el que Zalando, una tienda de venta por Internet, presentaba su nuevo concepto de marca. El director y actor Javier Calvo salía y entraba constantemente del edificio para saludar a sus amigos, vestido más sencillo que algunas personas que le rodeaban. Colores chillones, estampados llamativos o maquillajes muy marcados invadían ese tramo de la vía. Y luego estaba Sandra Gago. La modelo, de 24 años, se diferenció del resto con un estilismo más elegante y vistoso, sin llegar a excentricidades: un vestido largo de color amarillo, unas botas marrones con tacón, una coleta baja y un maquillaje con toques de purpurina. “Este color me encanta y este año se lleva mucho”, dijo exhibiendo alegre su vestido.

La expectación sobre ella era mayor que sobre otros invitados pues se casó hace tan solo dos semanas con el tenista Feliciano López, de 38 años. O al menos era así hasta el pasado jueves, cuando Telecinco afirmó que la pareja contrajo matrimonio de forma legal esa misma tarde en el ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, en Madrid. Este periódico se puesto en contacto con la modelo, que ni ha confirmado ni desmentido la información difundida por la cadena de televisión.

La enigmática boda de Sandra Gago y Feliciano López

En la fiesta de Zalando siempre se la veía rodeada de micrófonos, grabadoras, cámaras y algún miembro de la organización que le colocaba un mechón de pelo. Como buena modelo, estaba pendiente de cómo posar, sonreír o colocar sus manos, en las que lucía dos anillos: el de pedida, de plata con una piedra, y el de matrimonio, muy fino y discreto. Gago y López decidieron celebrar el [supuesto primer] enlace en Marbella (Málaga) para "escapar un poco de Madrid y de todo". Pasar un fin de semana fuera de la capital y rodeados de sus familiares y amigos permitió a los novios disfrutar del momento.

Las organizadoras de su boda, Marta Cors y Anna Hernández, de la empresa de eventos Sophie Kors, también ayudaron en este propósito y son las causantes del nuevo rumbo profesional que ha iniciado recientemente la modelo. Gago anunció en sus historias de Instagram que empezaba el 27 de septiembre un curso de wedding planner, algo con lo que soñaba desde el pasado enero: "Yo no tenía tiempo disponible de ir al curso y me dije: Ya que voy, voy a hacerlo bien. Así que esperé hasta septiembre". Hace más o menos dos años tuvo la oportunidad de conocer de cerca el trabajo de Cors y Hernández: "Pasé varios días por motivos personales con ellas y pude vivir lo que era organizar una fiesta de estas características. Me llamó muchísimo la atención. Creo que es algo en lo que te tienes que formar y estar seguro porque ilusiones tenemos todos, pero la realidad es cuando empiezas a formarte y ejercer". 

También es muy estrecha la relación que tiene con la diseñadora Merche Segarra, de la firma española Jesús Peiró, que creó los dos vestidos de su boda. "El trato con ella durante todos estos meses ha sido increíble, muy especial, muy cercano", explica la joven, que no puede decantarse por un atuendo en concreto. "Los dos son completamente diferentes", dice tajante. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Feliciano Lopez (@felilopezoficial) el

La pareja compartió en redes durante los días posteriores al enlace algunas imágenes de la fiesta y un vídeo de ellos abriendo el baile con el tema Shallow, de la película Ha nacido una estrella, protagonizada por Lady Gaga y Bradley Cooper. "Es una canción que nos encantaba a los dos, que nos emocionaba y por eso decidimos bailarlo". Ante la pregunta sobre cómo baila su marido, Gago contesta con una carcajada: "Bailamos muy bien los dos".

No obstante, Gago es muy celosa de su intimidad y prefiere no desvelar ciertos detalles de su relación, siendo muy cauta con todo lo que dice y pensando concienzudamente las palabras que emplea. Por supuesto de Alba Carrillo, exesposa de López, no habla [había que intentarlo]. Sí que desvela a quiénes hace referencia el tenista cuando publicó el siguiente mensaje en su cuenta de Instagram: "Gracias G&S por poner a Sandra en mi vida". "Son nuestros amigos en común, Gonzalo y Saray. Amigos nuestros de siempre", confiesa Gago. Pero cuando se le pregunta si estas dos personas tuvieron un papel relevante en la boda: "Es que esos detalles prefiero no darlos".

Asegura que no le importa ser más conocida por su matrimonio con Feliciano López que por modelar. "Es una tontería. Por supuesto soy la novia, estamos juntos, por supuesto que ahora soy su mujer", dice orgullosa. No obstante, reconoce que le gustan más las entrevistas que se interesan por sus ambiciones profesionales que por su vida personal.

—Entonces, ¿qué aspiraciones tiene?

—Después de haber estudiado Periodismo [le quedan algunas asignaturas para terminar el grado], que fue una carrera que no hice por vocación, no sabía a qué dedicarme. Ahora estoy contenta de que haya algo [la organización de bodas] que me ha llamado la atención y me pueda dedicar a ello.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información