Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El emir de Dubái se gasta tres millones en un caballo mientras su esposa pelea por sus hijos

La princesa Haya acude ahora al Tribunal Superior de Londres para evitar que los menores vuelvan con el padre, que quiere casarlos

emir de Dubai
Mohamed bin Rashid Al Maktum y la princesa Haya, en Ascot, en 2010. GTRESONLINE

El emir de Dubái, Mohamed bin Rashid Al Maktum, se ha gastado 3,7 millones en un caballo de carreras, en una subasta en Newmarket mientras su esposa, la princesa Haya, asistía a una audiencia del Tribunal Superior sobre el futuro de sus dos hijos, Jalila, de 11 años, y Zayed, de 7. El emir estuvo representado en la vista por su abogado, David Pannick, célebre, entre otros casos, por haber representado a la activista anti-Brexit Gina Miller ante el Tribunal Supremo del Reino Unido.

Los detalles de la audiencia en el no se pueden desvelar por razones legales, pero la pareja anunció previamente en un comunicado que la disputa se refiere al "bienestar de sus dos hijos y no a las finanzas". El emir ha logrado que las vistas sean secretas.

Helen Ward y Fiona Shackleton son las abogadas de la pareja en esta causa. Conocidas como "la gran dama de los divorcios" y la "magnolia de acero", respectivamente, sus apodos dicen mucho sobre la personalidad de dos de las letradas de familia británicas más conocidas y solicitadas por aquellos que pueden permitirse sus costosos servicios. Shackleton se ocupa de los intereses de la princesa y Ward se ha hecho cargo del proceso por parte del emir.

Princesa Haya
La princesa Haya, el pasado 31 de julio. REUTERS

La princesa Haya, que huyó del Estado del Golfo con sus dos hijos  "temiendo por su vida", ha pedido que se proteja a uno de sus hijos de ser forzado a un matrimonio arreglado. Su esposo,  uno de los hombres más ricos del mundo, ha exigido el "retorno sumario" de sus hijos a los Emiratos Árabes Unidos. Para evitarlo, la princesa de 45 años, su sexta esposa, ha solicitado bajo la ley del Reino Unido una "orden de protección de matrimonio forzado" y  una "orden de no abuso".

La huida de la princesa Haya se conoció después de que se notara su ausencia en las carreras de Ascot, de las que su marido y ella son habituales desde 2004. Educada en colegios privados del Reino Unido y en la Universidad de Oxford, donde se graduó en Políticas, Filosofía y Económicas, es una amazona conocida en los circuitos ecuestres, formó parte del Comité Olímpico Internacional y ha sido embajadora de buena voluntad para el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas. La marcha de Haya se produjo nueve meses después de la rocambolesca huida de la princesa Latifa bint Mohamed, una de las hijas del emir de Dubái, el pasado marzo. La mujer tenía entonces 33 años y denunció en un vídeo que se escapaba de su casa y de su país porque no tenía libertad para moverse y porque ella y alguna de sus hermanas habían sido víctimas de malos tratos. Su barco fue interceptado cuando se hallaba en aguas internacionales, cerca de la India, y Latifa fue devuelta a su domicilio.

La princesa Haya se ha instalado en Londres, donde posee una casa valorada en 95 millones de euros cerca del Palacio de Kensington. Conoció a su esposo en Jerez de la Frontera durante los Juegos Ecuestres mundiales, en 2002. Se casaron dos años más tarde. El emir es propietario de una de las cuadras de caballos más importantes del mundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >