Aliexpress WW
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Nadal y Mery Perelló se dan el “sí, quiero” en una boda cerrada a cal y canto

Los reyes Juan Carlos y Sofía y tenistas como David Ferrer y Feliciano López han asistido al enlace celebrado en un recinto fortificado en una península del norte de Mallorca

Una imagen de la Sa Fortalesa, acondicionada para la boda. En vídeo, imágenes de los invitados a la boda.

En un recinto amurallado a varios metros de altura sobre el mar Mediterráneo y en su adorada Mallorca, el tenista Rafael Nadal y su novia desde hace 14 años, Mery Perelló, se han dado el “sí, quiero” en una ceremonia católica que ha contado con la asistencia de alrededor de 350 invitados, entre los que se encontraban los reyes Juan Carlos y Sofía. La celebración en Sa Fortalesa de Pollença ha transcurrido como la relación que mantiene la pareja, marcada por la discreción y los intentos de mantener la privacidad en un día tan especial.

Desde primera hora de la mañana, fotógrafos y reporteros han tomado posiciones en la entrada principal del aeródromo militar de Pollença, donde arranca el camino hacia Sa Fortalesa, el recinto amurallado del siglo XVI reconvertido en lugar de grandes celebraciones privadas y rodajes cinematográficos. Tanto Nadal como Perelló y sus familiares más cercanos han pasado la noche en la finca, donde disfrutaron de una cena preboda con su círculo más íntimo. El propio Nadal subió una foto en la tarde del viernes a su cuenta de Instagram reflejando su último atardecer de soltero. La pareja ha dispuesto varios autobuses para acercar a los invitados de Manacor hasta esta zona al norte de la isla a una hora de trayecto, la mayoría amigos y familiares entre los que se encontraban los tíos del novio, Toni y Miguel Ángel, que han partido en los autocares sobre las diez y media de la mañana desde la Academia Rafa Nadal.

Rafa Nadal y Mery Perelló.
Rafa Nadal y Mery Perelló. GTRES

Los asistentes que han llegado desde la Península lo han tenido más fácil, ya que se han alojado en hoteles cercanos, como el exclusivo Barceló Formentor, que conecta vía marítima con el lugar de la celebración, y el hotel Illa d’Or, que tenía reservadas más de cuarenta habitaciones para invitados, sobre todo miembros del equipo técnico que acompaña al campeón de tenis alrededor del mundo. En este hotel también se han alojado los tenistas David Ferrer y Feliciano López. Este último ha pasado la noche solo, ya que su esposa Sandra Gago ha llegado en un vuelo a primera hora de la mañana de este sábado. Desde este hotel ha partido también otro grupo de autocares que ha trasladado a todos los invitados hasta Sa Fortalesa. Los reyes Juan Carlos y Sofía han llegado minutos antes de la celebración en un coche y han entrado directamente por el acceso de la base militar. El enlace ha generado mucha curiosidad entre turistas y residentes y en las inmediaciones del recinto se concentraban grupos de visitantes, fans del tenista y hasta miembros de una tuna universitaria.

Boda por la iglesia

Feliciano López y Sandra Gago salen del hotel donde están alojados en Pollença, Mallorca, para dirigirse a Sa Fortalesa. ampliar foto
Feliciano López y Sandra Gago salen del hotel donde están alojados en Pollença, Mallorca, para dirigirse a Sa Fortalesa. EFE

El vestido de la novia ha corrido a cargo de la firma catalana especializada en moda nupcial Rosa Clará. Mery Perelló ha viajado a Barcelona en los últimos meses para participar en el proceso. La última vez, la semana pasada, cuando acudió con su madre a hacer la prueba final del traje. Rosa Clará también ha sido la encargada de vestir a la madrina, Ana María Parera, madre del novio, y a su hermana, Maribel. Nadal ha lucido un traje hecho a medida de corte clásico de la firma italiana Brunello Cuccinelli en tono azul oscuro.

La privacidad que ofrece el enclave escogido por los novios, prácticamente inexpugnable y con dos únicos accesos por tierra totalmente controlados, ha hecho imposible el trabajo de los fotógrafos que trataban de captar imágenes del enlace. Ya lo intentaron algunos desde varias embarcaciones durante la boda de Rudy Fernández y Helen Lindes en 2015, cuando apenas pudieron obtener retratos indefinidos de algunos de los invitados a la celebración. En esta ocasión, los asistentes tienen prohibido acceder al lugar con el teléfono móvil y los empleados de las empresas de suministro que han participado en la organización del evento han tenido que firmar contratos de confidencialidad en un intento más de la pareja de evitar fugas y filtraciones de su gran día.

A pesar de ello, lo que ha trascendido es que la ceremonia se ha celebrado sobre la una del mediodía en uno de los grandes espacios exteriores del recinto con vistas al mar y que ha sido acondicionado para la ocasión con una enorme carpa y decoración floral que ha corrido a cargo de la empresa mallorquina especializada en eventos EnEsencia. El sacerdote Tomeu Catalá, que ha llegado en furgoneta al recinto una hora antes del enlace, ha sido el encargado de oficiar la ceremonia tras obtener una dispensa del Obispado de Mallorca para poder casar a la pareja fuera de un recinto eclesial, donde Nadal y Perelló se habrían expuesto a las miradas de los curiosos, que tanto han querido evitar. El oficiante del enlace es el fundador e impulsor de Proyecto Hombre en Baleares y mantiene una estrecha relación con la familia Nadal, así como con la reina Sofía, que cada año asiste al concierto de Semana Santa que organiza la asociación en la catedral de Mallorca.

El rey emérito Juan Carlos y doña Sofía, en la parte de atrás del coche, a su llegada a Sa Fortaleza. ampliar foto
El rey emérito Juan Carlos y doña Sofía, en la parte de atrás del coche, a su llegada a Sa Fortaleza.

Tras la ceremonia y a lo largo del día, la pareja agasajará a sus invitados con un cóctel y un banquete elaborado por varios cocineros de renombre. Desde la chef mallorquina Maca de Castro, que cuenta con una estrella Michelín en su restaurante El Jardín de Alcúdia hasta el conocido chef Santi Taura, también con estrella Michelín, y el cocinero Andrés Moreno, dueño del restaurante Sa Punta. Tanto de Castro como Taura han sido los encargados de elaborar en los últimos tres años el cóctel que los reyes Felipe y Letizia sirven cada verano a los principales representantes de la sociedad balear en el Palacio de la Almudaina. Para esta ocasión, los novios se han decantado por un menú con importante presencia de productos mallorquines y de la tierra, y por los cócteles del barman Rafael Martín, propietario de un conocido establecimiento de combinados de Palma que ha ganado varios premios en concursos de coctelería.

El tío y exentrenador de Rafa, Toni Nadal, en la Academia Rafa Nadal, desde donde salen los autobuses hacia Sa Fortaleza. ampliar foto
El tío y exentrenador de Rafa, Toni Nadal, en la Academia Rafa Nadal, desde donde salen los autobuses hacia Sa Fortaleza. efe

Entre los asistentes a la boda se encontraban los reyes Juan Carlos y Sofía, con quienes tienen una estrecha relación y que este verano visitaron a la pareja en la academia del tenista. La reina Sofía llegó a la isla este sábado, después de asistir a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias en Oviedo, que supuso el debut para la princesa Leonor en la vida pública institucional. También han estado arropando a Nadal en este día muchos de sus compañeros del circuito deportivo, como el extenista David Ferrer, Feliciano López o su entrenador Carlos Moyá, acompañado de su esposa Carolina Cerezuela.

Los invitados a la boda, entre ellos el tío de Rafa, Miguel Ángel Nadal, esperan los autobuses que les llevan a Sa Fortalesa. ampliar foto
Los invitados a la boda, entre ellos el tío de Rafa, Miguel Ángel Nadal, esperan los autobuses que les llevan a Sa Fortalesa. EFE

Tampoco han faltado empresarios y propietarios de algunas de las marcas que patrocinan al deportista, como el propietario de la firma de relojes Richard Mille o representantes de la marca Nike en Europa. Quien no ha asistido es el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, cuyo equipo jugaba este sábado en Mallorca, y que afirmó que no volvería a pisar la isla tras la muerte de su esposa. A pesar de los numerosos rostros conocidos, la gran mayoría de invitados a la boda son amigos de toda la vida y parientes de la pareja. La fiesta en Sa Fortalesa está prevista hasta la madrugada.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >