Aliexpress WW
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Musulmán y lejos: así quiere el exrey de Malasia a su hijo

Mohamed V ofrece a Oksana Voevodina un acuerdo económico de 225 millones de euros para la manutención de su hijo en común a cambio de restrictivas condiciones

rey de malasia
Rihana Petra y el exrey de Malasia. INSTAGRAM

La edad del pequeño Leon se cuenta por meses, cinco, pero su rostro ya sonríe desde portadas de diarios de todo el mundo. Esta repentina notoriedad responde a su filiación: el infante es el único hijo en común de Mohammed V de Kelantan y Oksana Voevodina, cuya belicosa ruptura se ha transformado en un culebrón amoroso en tiempo real. El último episodio gira alrededor del pequeño Leon y de su futuro, en especial en materia económica.

Quien fuera jefe de Estado de Malasia ha puesto sobre la mesa una oferta, según ha revelado en una exclusiva el tabloide británico The Daily Mail. Mohammed V ofrece 250 millones de dólares –225 millones de euros– en un fondo fiduciario a nombre del niño a cambio de dos condiciones: la primera, que sea educado como un musulmán suní; la segunda, que nunca trate de ponerse en contacto con él.

La propuesta, por la que Leon recibiría pagos mensuales de 1.500 dólares –1.350 euros– crecientes a medida que se haga mayor y que cubriría también su educación universitaria, incluye la imposición de medidas restrictivas al estilo de vida de su exmujer. Voevodina debería, por ejemplo, eliminar sus perfiles en redes sociales, en los que acumula más de medio millón de seguidores y que ha convertido en una ventana con vistas la intimidad del fallido matrimonio, así como todas las fotos del monarca en su posesión. El acuerdo contempla también que Mohammed V podría ni confirmar ni desmentir la paternidad del niño, que quedaría apartado del linaje dinástico de Kelantan, uno de los sultanatos que conforman la Federación de Malasia.

La exmodelo rusa ha rechazado la oferta, reiterando que el hijo de ambos fue concebido durante su luna de miel en Australia, y ha amenazado con acudir a los tribunales en Moscú para reclamar una prueba de paternidad. El tabloide británico publicó también las primeras fotos de Leon, quien a ojos de Voevodina es “igualito a su padre”. Mohammed V contestó, en cambio, que “puede ser el hijo de cualquier hombre asiático” y que la revelación de que lloró de alegría al conocer que su por entonces esposa estaba embarazada “son sandeces”.

El dinero ha sido el punto central de las últimas discusiones, después de que el mes pasado Voevodina revelara que había empeñado su alianza por un tercio de su valor. “Usé ese dinero para pagar mis facturas médicas en Suiza, ya que estaba en peligro de perder a mi bebé”, aseguró entonces, añadiendo que el sultán no había aportado “ni un céntimo” tras “repudiarla estando embarazada de cuatro meses”. Según fuentes de la casa real, la exmodelo habría exigido una casa en Londres y otra en Moscú, valoradas en total en más de 10 millones de euros, así como una asignación mensual de 26.000 euros para mantener al hijo en común de la pareja.

La pareja se conoció en 2017 y a finales de 2018 se casaron por sorpresa en Moscú, cuando Mohammed V ya era el jefe de Estado de Malasia. La polémica rodeó a la unión desde el primer momento y alcanzó cotas máximas cuando salieron a la luz imágenes de la participación de Voevodina en un reality show ruso años atrás, en las que se la veía manteniendo relaciones sexuales con otro concursante. Los medios apuntaron a este escándalo como el motivo que llevó a Mohammed V a convertirse en el primer rey de Malasia en abdicar, apenas dos años después de acceder al trono. Siete meses después de su boda, su divorcio se hizo público. Después de meses de reproches cruzados, lo único que queda entre ambos es el pequeño Leon.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >