Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las juergas que dejan en entredicho a Andrés de Inglaterra

El hijo de Isabel II aseguraba en una entrevista a la BBC el sábado que no era "un príncipe fiestero", pero nuevas fotos de él con modelos y famosas lo desmienten. Su imagen se ha resentido tanto que su publicista ha dimitido

Isabel II y el príncipe Andrés, el 12 de mayo de 2017 en Windsor.
Isabel II y el príncipe Andrés, el 12 de mayo de 2017 en Windsor. EFE

Ni muchas fiestas ni "muestras públicas de afecto". Así se definía a sí mismo el príncipe Andrés en la entrevista que se emitió el sábado con la periodista de la BBC Emily Maitlis, en el programa Newsnight, para tratar de frenar su implicación en el escándalo Epstein y su trama de abusos sexuales. Sin embargo, pocas horas han tardado los medios británicos en desmentirle y en publicar las fotos de esas fiestas de las que él dice haberse mantenido alejado. 

El diario Daily Mail publica ahora unas reveladoras imágenes en exclusiva del tercer hijo de Isabel II saliendo de fiesta con modelos, actrices y famosas en general en los veranos de 2007 y 2008. Según el diario británico, el duque de York acudió como invitado a dichos eventos organizados en la costa francesa —en concreto, en Saint Tropez— por el rico empresario vinícola francés Claude Ott.

Pese a que Andrés de Inglaterra aseguraba en la entrevista —que tuvo una audiencia de 2,5 millones de espectadores— que no era "un hombre que abrace a mujeres" ni un "príncipe de la fiesta", parece que las fotos le contradicen. En algunas de estas imágenes, el duque de York aparece agarrando la cintura de varias mujeres, como la estadounidense Chris Von Aspen, a quien sujeta por la espalda. Ella, a su vez, le agarra la cara en otra de las fotografías, tratando de forzarle una sonrisa. Otra reveladora imagen muestra a Aspen con la lengua fuera, lamiendo un hombro del príncipe mientras él sonríe a la cámara en primer plano.

La entrevista fue catastrófica para la imagen del príncipe y de toda la familia real británica. Un mal movimiento que provocó que el publicista de Andrés, que había empezado a trabajar para él en septiembre, decidiera hace dos semanas dejar su cargo a sabiendas de que su aparición en la BBC iba a ser más perjudicial que beneficiosa. Según explica el diario The Times, que lo atribuye a fuentes de palacio, la entrevista "se ha convertido en uno de los peores movimientos en cuanto a relaciones públicas de la historia reciente". Los documentos que siguen saliendo a la luz días después de la misma parecen confirmarlo.

En una imagen de 2007, el príncipe Andrés, vestido con una camisa azul de manga larga y unos pantalones beis, baila agarrado junto a la canadiense Pascale Bourbeau. En la entrevista de la BBC Andrés aseguraba que tras participar en la Guerra de las Malvinas dejó de producir sudor por una cuestión médica, y que por tanto una de las mujeres que le acusan de haber abusado de ellas mentía al decir que en sus encuentros sexuales el príncipe "sudaba profusamente". Sin embargo, durante el estrecho baile que mantiene con Bourbeau se le puede apreciar sonrojado y con las sienes sudorosas.

En otras imágenes, en concreto una que data del año 2000, se puede ver al príncipe junto a la modelo Heidi Klum en una fiesta de Halloween. En la misma celebración hay una imagen de Andrés de Inglaterra junto a Ghislaine Maxwell, socia de Epstein y supuesta colaboradora de su trama de abusos sexuales. La relación del príncipe con Maxwell era estrecha y en alguna ocasión, supuestamente, habría acudido a su apartamento. De hecho, Virginia Giuffre, la mujer que le acusa de abusos sexuales, asegura que su encuentro tuvo lugar en ese piso, sito en el lujoso barrio londinense de Belgravia.

El sábado, durante la entrevista en la BBC, el hijo de Isabel II aseguró que no recordaba "en absoluto haber conocido en alguna ocasión a esta señorita". Sin embargo, también hay una supuesta fotografía de ellos juntos en el apartamento de Maxwell en 2001, cuando Giuffre tenía 17 años, con él agarrándola por la cintura.

La entrevista —a cuyas preguntas el príncipe Andrés no tuvo acceso previo según admitió la propia periodista Emily Maitlis— ha causado sensación en los medios británicos, que se han hecho eco de la misma y de las consecuencias que el escándalo de abusos en el que está implicado el príncipe puede llegar a tener. Según el Daily Mail, incluso el príncipe Carlos se plantea qué medidas tomar con su hermano cuando llegue al trono, y está pensando incluso en degradarle de sus tareas.

Según fuentes cercanas al príncipe Andrés, ni él ni su madre, la reina Isabel, han quedado demasiado conformes con la imagen que se ha mostrado en la entrevista. Al parecer el duque de York ahora se arrepiente de no haber expresado simpatía y de no mostrar cercanía con las víctimas del fallecido Epstein. Su actitud y sus palabras fueron tan reveladoras que podrían incluso causar la apertura de una investigación policial al respecto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >