Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTAR SIN ESTAR COLUMNA i

Ojo

Al menos 230 personas han perdido o menguado su vista por obra y gracia de una terrorífica lluvia de granizo nada fortuito en las protestas de Chile

Ojo

Más de tres mil heridos y 23 muertos han caído en Chile durante las manifestaciones multitudinarias que revelan una vez más las razones de la sinrazón y el desamparo, el delirio de los poderes equivocados y la pasión silente de quienes hacen sentir su conciencia en seis cuerdas, danzando en colores y también, gritando a voz en cuello el hartazgo.

De todas las noticias terribles que llegan de Santiago y demás ciudades de Chile que se han izado contra la cerrazón y abierta represión, capta la mirada de cualquiera la ominosa suma de al menos 230 personas que han perdido sus ojos con los perdigones de goma o balines letales que fueron disparados a quemarropa, al azar, al vacío o a la masa. Con eso basta intentar esta columna que, en realidad, no sabe qué palabras añadir a la tragedia: 230 personas han perdido o menguado su vista por obra y gracia de una terrorífica lluvia de granizo nada fortuito. Baleados directamente desde rifles dirigidos por máscaras, heridos por compatriotas de uniforme y sí, los ecos de un pasado en blanco y negro que se creían superados vuelven a empañar las calles que todos queríamos pisar nuevamente, más temprano sin reposo.

Ojo que mira la caries del mundo anquilosado en algoritmos necios y prisas injustificadas; ojo que mira el vaivén constante de los precios y las oscilaciones de inversiones con engaños, saqueos injustificados, mentiras multiplicadas y explicaciones huecas. Ojo que mira las caras de los niños y jóvenes que ya navegan un paisaje que parecía tan ajeno a las bombas sobre La Moneda o la sombra insólita de un general siniestro que se proyecta intacta sobre las páginas de una Constituticón anacrónica y las fotos en sepia y la cara de Allende y un verso de Neruda y los discos de Víctor Jara y el ojo que mira hoy mismo el espejismo del pretérito en la ira que destila la saliva de un renacido militar de verde olivo y casco galáctico que dispara sin piedad al bulto de todos reunidos y abrazados en el miedo sin considerar o medir que ha de romper el ojo sin que liquide la mirada, porque lo miramos todos y vemos ya sin el ojo perdido la saña y el dolor, la locura y el sinsentido de todo tras el delicado velo enrojecido de una pupila que parece que se limpia porque no deja de llorar.

 

Jorge F. Hernández

Puedes seguir Valverdedelcamino Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Letyshops [lifetime] INT
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información