Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las voces que sí cuentan sus historias

Con motivo del Día Internacional del Migrante recordamos a algunas de las personas más carismáticas que han pasado durante este año por el blog

Unsplash

Hoy, 18 de diciembre, las Naciones Unidas conmemoran el Día Internacional del Migrante para visibilizar a los 272 millones de personas en todo el mundo que viven fuera de su lugar de origen. Hoy es cuando ocupan un espacio en los telediarios, cuando organizaciones no gubernamentales y otras entidades aprovechan para lanzar informes que arrojan datos y novedades sobre el fenómeno y quienes lo protagonizan. A veces se dice de una persona o grupo de personas que no tienen voz y el periodismo se utiliza como herramienta para dársela. Los migrantes sí tienen voz y no dejan de alzarla. El problema es que no siempre se les quiere escuchar. Porque no importa, porque no interesa, porque sus intereses quedan lejos los nuestros, los de los lectores... Y, cuando se asoman a algún medio de comunicación, es generalmente para protagonizar alguna noticia mala como un naufragio con muertos en el Mediterráneo, por citar el tópico más típico.

Este día, el blog Migrados también cumple cinco años de vida, aunque para nosotros el día del migrante es cada uno de los 365 que tiene el año. No obstante, en Migrados sabemos y nos gusta recordar que hay muchas y muy buenas noticias, historias positivas que no se cuentan tanto (good news, no news...) y por las que, sin embargo, apostamos, pues su conocimiento ayuda a que la ciudadanía se forme una visión más objetiva de nuestros conciudadanos de otros países y sepa del enorme vínculo que existe entre inmigración y desarrollo. Que no todo son problemas, que también hay cosas buenas. Prueba de ello son los protagonistas de este blog que en algún momento del año han compartido con nosotros sus historias. Hoy, a modo de homenaje, los volvemos a traer a la palestra:

Jean Koulio, una vida en siete escenas

Las voces que sí cuentan sus historias

Jean Koulio es un veinteañero natural de la República de Guinea. Cuando aún era menor de edad se marchó de casa y durante varios años vivió un periplo por varios países africanos hasta, finalmente, llegar a España. Jean Koulio hoy está a punto de lograr su permiso de residencia, tiene trabajo, amigos y un piso para vivir. Pero hasta llegar ahí vivió un sinnúmero de episodios de toda clase que contó a lo largo de una extensa entrevista: llegó a Senegal montado en el techo de un taxi, sufrió mucho en el monte Gurugú, saltó la valla de Melilla, aprendió un oficio en su primer hogar de acogida, montó una asociación, se apuntó a un club de atletismo... Mejor que lo cuente él mismo. Su historia se puede empezar a leer aquí.

Los colombianos en la diáspora

Llevamos parte del año siguiendo con atención la movilización del colectivo colombiano en España y, sobre todo, en Madrid. Se han reunido para reclamar justicia para los líderes sociales y defensores de derechos humanos asesinados tras la firma del Acuerdo de Paz en su país y también han organizado cacerolazos para apoyar el paro nacional contra el Gobierno de Iván Duque del pasado 21 de noviembre.

Melanny Hernández, de mochilera a refugiada

Melanny Hernández, durante un viaje por Perú.
Melanny Hernández, durante un viaje por Perú.

Nos emocionó la historia de la periodista venezolana Melanny Hernández. Este año ha publicado su primer libro, Por la puerta que se abra, y en él relata cómo pasó de ser viajera a obtener la condición de asilada en Italia. Ella nos permitió publicar el primer capítulo. "Me habían quitado mi pasaporte para asegurarse, como lo hacen con todos, de que no intentara salir del país", se puede leer en su relato.

Omar, el superviviente al frío de Bilbao

Supimos de él a mediados de marzo, cuando las temperaturas bajas aún azotan el norte de España. Omar llegó a España en patera a los 17 años, en una lanchita artesanal. Ya mayor de edad se encuentra en Bilbao, donde tuvo muchas dificultades para conseguir refugio. El día que le conocimos, tenía los tobillos morados por el frío.Su historia sirvió de ejemplo para retratar la dificultad de muchos migrantes para conseguir, al menos, dormir a cubierto. Poco después de conocer su historia, y gracias a las peticiones de una entidad social, con ayuda de educadores y cartas de recomendación por su buen comportamiento, Omar obtuvo plaza en un albergue en Bilbao.

Maricel Sandoval, una activista de armas tomar

Maricel Sandoval, activista colombiana por los derechos humanos.
Maricel Sandoval, activista colombiana por los derechos humanos.

Maricel Sandoval es colombiana y es activista. Junto a otras dos mujeres defensoras y líderes sociales formaron parte de la primera edición de Madrid Protege, un programa de protección a defensoras de derechos humanos creado por el Ayuntamiento de Madrid con el objetivo de ofrecer un "respiro" a las líderes sociales y defensoras de derechos humanos amenazadas en Colombia. "No tengo miedo, tengo mucho por hacer", decía en una entrevista.

Dos menores extranjeros, entre los personajes del año 2019

En el listado de protagonistas de 2019 de la agencia Efe figuran personas que no necesitan presentación, como la cantante Rosalía o la científica Margarita Salas. También están Mahmadou y Said, cuyos nombres no se reconocen, pero han sido incluidos en esta lista por haber pasado el año "luchando contra la estigmatización y el rechazo social alentado por convertir la inmigración en centro de la batalla política", según la agencia de noticias. Estos dos chicos son menores extranjeros no acompañados, y representan a todos los chicos menores de edad que viajan a España solos, algunos huyendo de guerras o violencia, otros de la pobreza y que a su llegada encuentran múltiples dificultades para abrirse camino. Mahmadou y Said hicieron el camino en patera desde Malí uno y Argelia el otro cuando tenían 15 años, y ambos recalaron en un centro de menores del barrio madrileño de Hortaleza, el mismo al que enviaron una granada hace unas semanas que no explotó. Mahmadou hoy tiene 19 años y estudia carpintería, mientras que Said, con 21, es cocinero. Ambos van saliendo adelante, y ambos se quejan de la criminalización de niños extranjeros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >