Wagner, eterno

200 AÑOS DE WAGNER. Es uno de los músicos más grandes e influyentes de la historia. Pocas figuras
de la cultura moderna han suscitado tantas pasiones o despertado polémicas tan acerbas. Su obra cuenta
con adeptos incondicionales y es objeto frecuente de apropiaciones indebidas.
Por Luis Gago

Su vida en tes minutos

Al fundar el wagnerismo, el compositor se arrogó para sí los papeles de dios, profeta, forjador de ritos, arquitecto
de su santuario y evangelista

Bibliografía

El músico en papel

MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ BARRIO

La bibliografía wagneriana es una fuente inagotable
de información sobre su obra dramático-musical

El libro de la semana

Ni santo ni demonio

ROGER SALAS

Aspectos de Wagner

Óperas para bailar

ROGER SALAS

Wagner solo tiene dos escrituras para ser
danzadas dentro de sus óperas

 

Aspectos de Wagner

AMAZON | GOOGLE PLAY

Wagner eterno

Valverdedelcamino celebra el bicentenario del compositor
con un libro de artículos y críticas históricas

DESCÁRGATELO GRATIS (formato EPUB)

Opinión

Peter Sellars

Peter Sellars

Perfecto y repugnante

La música nunca es inocente. Es la forma
más precisa de expresar algo

Joan Matabosch Grifoll

Joan Matabosch Grifoll

Conciencia mesiánica

La obra de Wagner supuso un cambio radical en los hábitos del público

Gerard Mortier

Gerard Mortier

Bayreuth necesita un Parsifal

Wagner nunca quiso reservar el festival
a su obra en exclusiva

Thomas Hengelbrock

Thomas Hengelbrock

Entre tempo y canto

Wagner insistía en que se oyera a los cantantes
sin que tuvieran que gritar

Citas

  • 1

    He relatado la vida erótica de Wagner con tanto detalle no solo por el enorme papel que tuvo el erotismo
    en su vida y en la formación de su carácter, sino porque, al conocer ese aspecto a fondo, se tiene la clave
    de toda su naturaleza

    Ernest Newman

  • 2

    Escuchaba con los ojos cerrados a los cantantes acompañados al piano por Von Bülow. Si un pasaje difícil salía especialmente bien, se levantaba de un salto y besaba efusivamente al cantante, o, de pura alegría, hacía el pino sobre el sofá, se arrastraba debajo del piano, se subía a él, corría al jardín y trepaba feliz,
    a un árbol

    August Röckel

  • 3

    Cuando se presentaba en algún sitio, irrumpía como un torrente que revienta sus diques. Uno se quedaba asombrado ante aquella naturaleza exuberante y proteica, ardiente, personal, excesiva en todo, pero maravillosamente equilibrada por el predominio de un intelecto vehemente. La franqueza y la extrema audacia con la que mostraba su carácter, cuyos defectos y cualidades quedaban al descubierto, hechizaba a unos y repelía a otros

    Édouard Schuré

  • 4

    Aparentemente uno piensa que toda música debe salir de golpe de las paredes y sacudir al oyente en lo más hondo. Sólo entonces se considera la música efectiva. ¿Pero en quién se logran tales efectos? En aquellos a los que un artista noble nunca debe impresionar; en la masa, en los inmaduros, en los hastiados, en los enfermos, en los idiotas, ¡en los wagnerianos!

    F. W. Nietzsche

  • 5

    El fantasma rojo de Wagner no me abandona. Llego al punto de detestarlo. Entonces ojeo sus páginas intentando encontrar vicios ocultos y los encuentro

    Ernest Chausson

  • 6

    La lectura de El caso Wagner de Nietzsche me enseñó cómo escuchar a Wagner, sobre el que hasta entonces había tenido absurdas ideas preconcebidas

    W. H. Auden

  • 7

    Estudiábamos sus personajes como si Wotan poseyera el secreto del mundo y Hans Sachs fuera el portavoz del arte libre, natural y espontáneo

    Léon Daudet

  • 8

    Lo que usted llama repeticiones aparecen en todos mis libros. Es un recurso literario que empecé utilizando con cierta timidez, pero del que tal vez he llegado a abusar. Desde mi punto de vista, da más cuerpo a una obra y fortalece su unidad. El recurso es en cierta medida afín a los motivos de Wagner

    Émile Zola

  • 9

    ¡Dios quiera que yo escriba un fracaso como ése! Acerca del estreno de Tannhäuser en París en 1861

    Charles Gounod

  • 10

    El encanto de su música es indescriptible, inexpresable. Es voluptuosidad, ternura, amor

    Georges Bizet

  • 11

    Maravillas, no hay descripción que encaje mejor con esas asombrosas manifestaciones artísticas, y en toda
    la historia de la producción artística no hay nada a lo que resulten más aplicables, con la única excepción
    de algunos de los mayores logros de la arquitectura, de ciertas catedrales góticas

    Thomas Mann

  • 12

    Su conocimiento de la filosofía de Arthur Schopenhauer fue el gran acontecimiento de la vida de Wagner.
    Sin duda, liberó a su música de sus ataduras y le dio valor para ser ella misma

    Thomas Mann

  • 13

    La explicación subyacente a la obra de arte total de Wagner no es que sea una forma artística que combina todas las artes, sino que es una forma artística que combina todos los talentos de Wagner

    Bryan Magee

Iconografía Wagneriana

El hombre y la naturaleza

El hombre y la naturaleza

Lourdes Jiménez | Ilustración DE Ana Juan

La iconografía del músico ha sido siempre objeto de venerado coleccionismo y gran difusión

Leer más
Iconografía Wagneriana
Ver portada de iconografía
  • #

    Franz Hanfstaengl Wagner. 'Wagner, 1876'
    Biblioteca Nacional Francia

    La iconografía del compositor tuvo numerosas representaciones desde
    sus primeros años hasta su muerte. Entre los artistas más destacados se encuentran fotógrafos como Nadar, Pierson (Paris), Franz Hanfstaengl (Munich) a pintores como Friedrich Pecht, amigo de juventud de su primera etapa parisina, (que lo representó en su madurez junto al retrato del rey Luis II, mecenas del músico), a Franz von Lembach retratista oficial de la corte muniquesa que lo plasmó con su característica boina de terciopelo, a las lecturas del español Egusquiza, quien realizó dos esculturas y un grabado que se convirtió en el modelo después de la muerte de Wagner en 1883,
    o el francés Auguste Renoir.

  • #

    Bayreuth: el nuevo Grand Tour

    Inauguración del Festival de Bayreuth, 1876 en un grabado de la época.
    La apertura fue todo un acontecimiento, intelectuales, aristócratas y políticos de todo el mundo acudieron a la llamada de Wagner para la inauguración de su teatro y el estreno del ciclo completo de El anillo del nibelungo. Bayreuth se convirtió en centro de peregrinaje habitual cada verano de una intelectualidad que asistía a la puesta en escena de los dramas wagnerianos en el teatro construido ex profeso bajo las indicaciones de Wagner y el patrocinio del rey Luis II de Baviera.

  • #

    W. Beckmann, 'Wagner en Villa Wahnfried', 1880. Museo de Lucerna

    Wagner explicando Parsifal. En la villa Wahnfried, primera residencia propia del compositor, costeada por Luis II de Baviera. El músico comenta aspectos sobre la última de sus obras, Parsifal, estrenada en 1882 en el Festival de Bayreuth. En la composición se pueden ver, tras Cósima, varios bocetos apilados de Paul von Joukowsky con el templo del Grial, a Franz Liszt con la partitura en su mano y a Hans von Wolzogen, el director de las Bayreuther Blätter observando atentamente los apuntes ofrecidos por Wagner.

  • #

    Postales de Bayreuth, Legado Joaquim Pena Biblioteca de Cataluña, Barcelona

    Las escenografías del estreno de El anillo del nibelungo fueron diseñadas por el escenógrafo vienés Josef Hoffmann, en un estilo realista en los que el paisaje era el principal protagonista. En la imagen, dos postales de El oro del Rin y La Walkyria.

  • #

    Henri Fantin-Latour, 'Los wagneristas', 1885. Museo de Orsay, París

    El segundo de los viajes a París de Wagner en 1861 supuso un reconocimiento entre la intelectualidad francesa. Músicos, poetas y artistas se rindieron ante la fuerza evocadora de su música y las teorías artísticas escritas por el músico alemán unos años antes. Charles Baudelaire, Stéphane Mallarmé, Eugene Delacroix, Fantin-Latour, Sâr Péladan, Egusquiza, Judith Gautier, Edouard Dujardin y un largo etcétera contribuyeron a la creciente fiebre wagneriana y su vinculación con el simbolismo francés.

  • #

    Revue Wagnérienne, 1885-1888

    Revista dedicada a la difusión del wagnerismo en Francia. Colaboraron artistas como Odilon Redon, Fantin-Latour, Egusquiza o Jacques Emile Blanche. En ella también escribieron sus impresiones el poeta Mallarmé
    o Paul Valéry. En la imagen una litografía de Odilon Redon, Brünnhilde,
    agosto 1885.

  • #

    Salvador Dalí,
    'Tristan fou', 1938-39. Salvador Dalí Museum

    El interés de los artistas por la obra wagneriana fue vigente en todo el siglo XX, especialmente para los surrealistas. Recordemos la utilización de fragmentos del Tristán e Isolda en la película de Luis Buñuel y Salvador Dalí Un chien andalou (Un perro andaluz) (1929). Más tarde, Salvador Dalí trabajaría la temática wagneriana en el ballet Tristan fou y Luis Buñuel continuaría trabajando con la música wagneriana en una de sus grandes películas de su etapa mexicana.Abismos de pasión (1953).

  • #

    Representaciones arriesgadas

    Imagen de la particular versión de Bill Viola, Tristan's Project,
    realizada en la Ópera de la Bastilla, París, en 2000.

  • #

    Patrice Chéreau y Daniel Barenboim

    Una escena de la producción de Tristán e Isolda, realizada por Patrice Chéreau y Daniel Barenboim, en el Teatro de la Scala, Milán, en 2008.

  • #

    Espectáculo visual

    Carlus Padrissa, uno de los principales creadores de La Fura dels Baus, produjo una adaptación del El anillo del nibelungo, representado en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, en 2009.

  • #

    Período romántico

    Aubrey Beardsley, Venus de La historia de Venus y Tannhäuser, 1894.

  • #

    Período romántico

    Manuel Villegas Brieva, Lohengrin, 1897. Colección particular, Barcelona.

  • #

    Período de transición

    Gabriel Von Max, Isolde, 1894. Colección particular.

  • #

    Período de transición

    Rogelio de Egusquiza, Tristán e Isolda (1910). Museo de Bellas Artes
    de Bilbao.

  • #

    El anillo del nibelungo

    Rogelio de Egusquiza, bocetos Das Rheingold, 1896, Biblioteca Nacional
    de Madrid.

  • #

    'La Walkyria'

    Dibujo de La Walkyria de 1901 de José Arija. Colección particular.

  • #

    'Parsifal'

    Jean Delville, Parsifal, 1894. Colección particular.

  • #

    'Parsifal'

    George Rochegrosse, Parsifal y las muchachas flores, 1896
    Museo de Orsay, París.

Concurso

Premio

Escucha su obra

© EDICIONES Valverdedelcamino, S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España]