Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL RESCATE DEL SUBMARINO NUCLEAR

Las primeras investigaciones sobre el 'Kursk' muestran que no ha habido fugas radiactivas

Rescatados los primeros tres cadáveres del interior del sumergible, que ya está en dique seco

Una vez en dique seco después de su reflotamiento, el submarino nuclear ruso Kursk empieza a revelar las causas que llevaron a la tragedia del verano del año pasado. Los investigadores de la Fiscalía General rusa están haciendo las primeras pruebas sobre el sumergible y han determinado que no se ha producido ninguna fuga de radiación en los reactores nucleares de la nave. Además, varios técnicos han podido acceder a alguno de los compartimentos del sumergible y han recuperado los cuerpos de tres marinos.

Las muestras de agua y aire extraídas del compartimento donde están los dos reactores nucleares del submarino no han mostrado contaminación radiactiva, ha dicho hoy Vladímir Navrotski, portavoz de la Armada rusa.

Navrotski ha informado de que expertos militares en contaminación química y nuclear han hecho varias perforaciones en el casco del submarino en el nivel del sexto compartimento.

"El nivel de radiactividad de estas nuestras se corresponde con los valores normales y no hay contaminación", ha manifestado el portavoz al explicar que los reactores están apagados y no hay reacción nuclear.

Tras la tragedia del 12 de agosto del año pasado, los sistemas de seguridad del Kursk lograron apagar los reactores nucleares, con lo que se evitó una tragedia de mayor envergadura.

El sumergible estaba equipado con dos reactores del tipo OK-650, con capacidad de transmitir una potencia mecánica equivalente a 100.000 caballos de fuerza.

Según expertos rusos, durante el reflote del Kursk del fondo del mar de Barents, el pasado día 8, y su traslado al astillero Roslaikovo no se ha registrado ninguna contaminación radiactiva.

Tres cuerpos recuperados

Navrotski ha añadido que en las próximas horas la brigada de investigadores de la Fiscalía Militar intentará entrar en el interior del submarino para comenzar la búsqueda de los restos de los marinos muertos.

Hoy mismo se han recuperado tres cuerpos del interior de la nave, según informa la BBC. Vladimir Ustinov, fiscal general ruso, ha declarado a la televisión rusa que lo que se ha visto en el interior del sumergible "desafía toda descripción. El más claro ejemplo de destrucción masiva se puede ver en los tres primeros compartimentos, que son una pila de metal retorcido. Es una imagen muy impresionante".

"La mayoría del agua dentro del submarino ha sido vaciada" y los técnicos "bombean actualmente la que queda", ha señalado un oficial de la Flota rusa del Norte. Según él, los investigadores de la Fiscalía General podrán penetrar esta tarde en el compartimento 9 del Kursk, el de popa, donde se encontraban once cuerpos de marinos víctimas de las catástrofes del 12 de agosto de 2000.

Además de la determinación de las causas del naufragio, el reflotamiento del Kursk debe permitir recuperar los cuerpos de la tripulación, de los que sólo doce de los 118 miembros pudieron ser remolcados por buceadores el pasado mes de noviembre.

Además, especialistas en seguridad ecológica inspeccionarán permanentemente el interior del sumergible para detectar posibles emanaciones de gases tóxicos o líquidos que pueden ocurrir al examinar las diferentes secciones.

Expertos de la Armada procederán al desmontaje de piezas y armamento del Kursk, incluidos 22 misiles de crucero "Granit" que llevaba en el momento del naufragio.

En una última etapa, el submarino será transportado a otro astillero para, una vez retirado el combustible de sus reactores nucleares, desguazarlo.