Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París rinde homenaje a los soldados españoles de La Nueve

El Gobierno español envía una delegación institucional a los actos por el 75º aniversario de la liberación de París

La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, durante los homenajes a La Nueve
La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, durante los homenajes a La Nueve EFE

Sonó el Himno de Riego. Y el Ay Carmela. Y ondearon banderas republicanas, también de la CNT. Pero sobre todo, sonaron los homenajes. Los discursos institucionales. El reconocimiento oficial, francés y también español, ahora sí, de que el 24 de agosto de 1944, hace ahora 75 años, un puñado de españoles, los miembros de La Nueve, soldados republicanos que pese a la dura lucha —y derrota— en casa no habían dudado en unirse a las filas aliadas bajo el mando del general Leclerc para combatir, una vez más, contra el fascismo y el nazismo en toda Europa, fueron los primeros que entraron a París para liberar la capital y dar la esperanza al mundo entero de que los totalitarismos estaban de retirada. Una gesta, como reconocieron las autoridades francesas y españolas, demasiado tiempo olvidada por la historia.

“Los libros de texto borraron la presencia de españoles en la resistencia, en las fuerzas aliadas y, en la actualidad, muchas personas se sorprenden de la participación de estos exiliados españoles, de nuestros brigadistas internacionales, del papel que jugaron en la defensa también de Europa, en la defensa de los ideales que hoy sostienen el mundo, que sostienen a la vieja Europa”, dijo la ministra española de Justicia en funciones, Dolores Delgado, al inaugurar un mural en honor de La Nueve que, subrayó, “contribuye a reescribir la historia democrática española y a esclarecer una memoria silenciada durante tantos años”.

Junto a la ministra, también estaban la secretaria de Estado en funciones de España Global, Irene Lozano, y el director general de la Memoria Histórica, Fernando Martínez López. Una delegación que constituye un “homenaje institucional del Gobierno de España”, que por primera vez acude como tal a esta conmemoración, subrayó la ministra. Y es que había que reconocer la labor de unos hombres y mujeres “que representaron lo mejor de nuestra historia, que representaron nuestros valores democráticos y esos principios de los que hoy nos sentimos orgullosos. Porque hicieron que hoy podamos disfrutar de esta democracia en España y también en Europa, esa es la dimensión internacional del exilio español”, sostuvo.

“Hoy podríamos hacernos la pregunta de por qué la historia ha tardado tanto en reconocer” este capítulo, dijo por su parte la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. “No quiero juzgar la historia, siempre hay razones legítimas (…) pero el tiempo ha sido demasiado largo, demasiado largo”, agregó. La socialista, nieta de republicanos españoles, es unánimemente considerada la principal artífice de que a nivel institucional en París y, por ende en Francia, se haya comenzado, en los últimos años, a reconocer progresivamente el papel de La Nueve en la liberación de París y, más ampliamente, la de los exiliados republicanos españoles en la lucha contra el fascismo en toda Europa.

Varios centenares de hijos y nietos de republicanos, de españoles exiliados, refugiados o emigrados a lo largo de las diversas etapas de la historia reciente de España y Francia, asistieron a los homenajes, tanto ante el flamante mural en el distrito 13 de París, como ante el Jardín de los Combatientes de La Nueve, inaugurado por Hidalgo junto al Consistorio en 2015, y al que hoy se agregó una placa donada por la ciudad de Madrid. La ministra entregó asimismo sendas “declaraciones de reparación y reconocimiento personal” a los familiares de dos españoles represaliados por el régimen franquista, Mariano Laborda y José Góngora, que además formó parte de La Nueve.

Entre los asistentes a los homenajes estuvo, en primera fila, Colette Flandrin-Dronne, la hija de el Capitán, el comandante de La Nueve Raymond Dronne al que habían abierto paso con sus tanquetas Guadalajara o Teruel los republicanos al mando del suboficial Amado Granell para que se convirtiera, poco después de la llegada de los españoles, en el primer francés que llegaba al Ayuntamiento de París, pasadas las nueve de la noche del 24 de agosto, un día antes de que entrara el grueso de las tropas aliadas en la capital. Su padre, dijo a este diario Flandrin-Dronne, habría estado muy contento del reconocimiento oficial realizado este sábado. “Siempre hablaba de sus soldados, de la Nueve, siempre recordaba quiénes eran con mucho cariño y respeto”, comentó. Vida Esgleas-Montseny, hija de la primera mujer que fuera ministra en Europa, la española Federica Montseny, en cuyo honor también se inauguró este sábado un jardín cerca del mural dedicado a La Nueve, indicaba por su parte la “emoción” especial que suponía que “la ciudad de los derechos humanos” reconozca la labor de su madre.

Tampoco quiso perderse los homenajes Jean Rol-Tanguy, hijo de Henri Rol-Tanguy, que dirigió las operaciones de la liberación de París hasta la llegada de las tropas aliadas y también fue antiguo brigadista durante la Guerra Civil. Su cuartel general en esa semana decisiva para la capital francesa y para el desenlace de la guerra, frente a las catacumbas de París, forma ahora parte del recién remodelado Museo de la Liberación de París que será inaugurado este domingo en el marco de las celebraciones oficiales del aniversario, que también contemplarán un “desfile de la libertad” y un “homenaje a la Segunda División Blindada”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información