Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos: “El tren de la paz no lo detiene nadie”

El expresidente y Nobel de Paz pide expulsar a Iván Márquez de la justicia para la paz y acelerar la implementación

Juan Manuel Santos junto a miembros de su equipo negociador.
Juan Manuel Santos junto a miembros de su equipo negociador.

El expresidente de Colombia Juan Manuel Santos (2010-2018) hizo una excepción este jueves frente al carácter discreto que lo ha caracterizado como expresidente para defender, una vez más, el acuerdo de paz que alcanzó con las FARC. El también Nobel de Paz, gracias justamente a los diálogos de La Habana, se refirió al que fuera jefe negociador de la extinta guerrilla, Iván Márquez, y su anuncio de retomar las armas junto a otros comandantes que se han apartado de sus compromisos ante el sistema de justicia transicional.

“El logro de la paz es un bien para futuras generaciones que todos los colombianos estamos llamados hoy a proteger. No permitiremos que Iván Márquez y los demás desertores que están con él, pretendan poner en peligro este logro. Ellos mismos escogieron convertirse simplemente en otra banda criminal”, declaró Santos al leer un comunicado junto a varios miembros del equipo negociador que alcanzó el histórico pacto con las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –hoy convertidas en partido político con representación en el Legislativo–. Lo acompañaban varios de los mayores defensores de los acuerdos: el exministro del Interior Juan Fernando Cristo; su jefe negociador, Humberto de La Calle; el general en retiro Óscar Naranjo; el exconsejero presidencial para el posconflicto Rafael Pardo y el senador Roy Barreras.

De La Calle ya había leído en la mañana una declaración conjunta con Sergio Jaramillo, el otro gran arquitecto de unos acuerdos extraordinariamente complejos que pusieron fin a más de medio siglo de conflicto armado con las FARC, en la que pedían a la comunidad internacional redoblar su apoyo y vigilancia del proceso. Con poco más de un año en el poder, Iván Duque, heredero político del expresidente Álvaro Uribe, un feroz crítico de la negociación, “debe asumir con decisión y con criterio de Estado el liderazgo del proceso de paz, y dejar de actuar con criterio de partido como lo ha hecho hasta la fecha”, reclamaban en ese pronunciamiento.

Santos y los negociadores, sin embargo, coincidieron con Duque en pedirle a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el tribunal encargado de juzgar los peores crímenes de la guerra, que expulse rápidamente a estos “desertores” para que pierdan cualquier beneficio jurídico, y en hacer un llamado para que les caiga todo el peso de la ley. Ya entrada la noche, la JEP adoptó medidas cautelares y ordenó la captura de los comandantes disidentes.

También celebraron en su pronunciamiento el compromiso con la paz que han demostrado los dirigentes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, el partido de los exguerrilleros surgido del acuerdo de paz, y los excombatientes en proceso de reinserción que constituyen “la inmensa mayoría”. Rodrigo Londoño, Timochenko, el jefe de la insurgencia que firmó a finales de 2016 el acuerdo junto a Santos y hoy es presidente de la FARC, sostiene de tiempo atrás un pulso con Márquez. Más temprano el jueves había considerado que los comandantes disidentes estaban por fuera del partido y declarado que “proclamar la lucha armada en la Colombia de hoy constituye una equivocación delirante".

Santos, que lanzó en marzo su libro La batalla por la paz, un relato cuajado de detalles, anécdotas y confidencias sobre las negociaciones, también pidió al Gobierno buscar un acuerdo para acelerar y reforzar la implementación. Incluso le sugirió a Duque invitar a los expresidentes de Uruguay, José Pepe Mújica, y de España, Felipe Gonzalez, los notables designados en los acuerdos, para hacer una evaluación e “impulsar lo que haya que impulsar”. El Nobel remató con un diagnóstico optimista en uno de los momentos más críticos: “El tren de la paz no lo detiene nadie. Este es otro escollo que vamos a superar”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información