Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno griego expulsa al embajador libio tras un pacto entre Ankara y Trípoli

El acuerdo delimita las zonas económicas exclusivas (ZEE) de los dos países muy cerca de las islas griegas de Rodas y Creta

Mohamed Yunis Menfi, embajador libio, en Atenas en diciembre de 2018.
Mohamed Yunis Menfi, embajador libio, en Atenas en diciembre de 2018. AP

Grecia ha anunciado este viernes la expulsión del embajador libio en respuesta al acuerdo firmado entre ese país y Turquía, que fija la frontera entre sus zonas económicas exclusivas en una linde a 100 kilómetros del sur de la isla griega de Creta.

"El viernes por la mañana el embajador de Libia fue convocado a la cancillería, donde se le informó sobre la decisión de expulsarle. Se le ha dado un plazo de 72 horas para abandonar el país", ha dicho el ministro Asuntos Exteriores, Nikos Dendias, ante la prensa.

El ministro aclaró que la decisión se tomó después de que el embajador, Mohamed Yunis Menfi, no entregara la documentación que se le había solicitado, es decir, el memorando de entendimiento firmado entre Ankara y el Gobierno libio de Fayez Sarraj, reconocido por la ONU.

Dendias ha agregado que el texto del acuerdo, al que el Ejecutivo de Atenas tan solo accedió porque estaba colgado en la página web del Parlamento turco, lleva la firma del ministro de Exteriores libio, quien en septiembre ofreció garantías a la parte griega en la dirección opuesta.

La expulsión no es una ruptura en las relaciones diplomáticas, ha aclarado el ministro.

El problema surgió porque el memorando firmado el 27 de noviembre en Estambul entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Gobierno libio delimita las zonas económicas exclusivas (ZEE) de ambos países muy cerca de las islas griegas de Rodas y de Creta.

El acuerdo fue aprobado este jueves por el Parlamento turco con el apoyo de cuatro de los cinco partidos parlamentarios. Para Turquía las islas cercanas al continente, aunque sean del tamaño de Chipre o Creta, no pueden contar con plataforma continental ni ZEE propia. Según Grecia, esta posición contraviene el derecho marítimo internacional.

Ankara, en cambio, aplica su criterio también a la isla de Chipre, dividida entre la República de Chipre, miembro de la UE, y la República Turca del Norte de Chipre, solo reconocida por Turquía y bajo control de tropas turcas.

El artículo 57 de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar define la máxima anchura de una ZEE como de 200 millas náuticas (370 km) a partir de la costa que sirve para calcular las aguas territoriales.

El acuerdo no solo provocó la condena del Gobierno griego, sino también de los de Estados Unidos, Rusia, Chipre y Egipto. En la cumbre celebrada en Londres esta semana por el 70º aniversario de la OTAN, Atenas planteó el nuevo contencioso con Ankara, si bien el mensaje del secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, fue que el organismo no se ocupa de "asuntos bilaterales". El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunieron al margen de la cumbre.

El contencioso sobre Libia constituye una nueva vuelta de tuerca en las difíciles relaciones entre Grecia y Turquía, que desde los años setenta se disputan las riquezas naturales del mar Egeo y que, en 1996, llegaron al borde de la guerra por ese motivo.

En los últimos años Grecia y Chipre han incrementado su cooperación con Israel y Egipto para la investigación y explotación de yacimientos de gas natural, que supuestamente se encuentran en aguas al sur de Chipre.

Esto ha provocado la reacción de Turquía, que no reconoce a Chipre y desde 1974 ocupa alrededor del 40% de su territorio, y ha crispado las relaciones greco-turcas, que incluso en periodos de calma son siempre delicadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información