Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sephora descansa en Gran Canaria

Enterrada en la intimidad la bebé marfileña que se ahogó al desembarcar de una patera en

mayo

Las Palmas de Gran Canaria
Los servicios de emergencias ayudan a una mujer a su llegada a Canarias
Dispositivo de búsqueda de los submarinistas de la Guardia de los desaparecidos en Arguineguín.

Tenía poco más de un año cuando perdió la vida en el mar. Su madre la llevaba atada a su espalda, pero al desembarcar de la patera que alcanzó la madrugada del 16 de mayo la costa de Arguineguín, en Gran Canaria, se perdió con el oleaje. Su cuerpo fue encontrado más de un día después y este jueves descansa en un cementerio del sureste de cicha isla, que no se ha hecho público, bajo una inscripción en la que se puede leer “Sephora”. La lápida llegará dentro de unos días.

El velatorio y posterior entierro tuvo lugar en estricta intimidad y Ruth, su madre, pudo despedirse de su pequeña con dignidad. Una suerteque no tienen muchos de los migrantes que yacen bajo tierra sin un nombre que los identifique. A sus 26 años, la marfileña recibe tratamiento psicológico y los especialistas que la atienden recomiendan que se mantenga alejada del foco mediático.

Solo un grupo limitado, entre el que se encontraban personas que conviven con Ruth en el centro de acogida donde pernocta y parte de la comunidad cristiana, acudieron al funeral, de una media hora de duración. Flores y palabras trataron de reconfortar a los presentes, bajo el sol del sur grancanario.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) tomó la iniciativa para que la ceremonia tuviera lugar. Su delegado en Canarias, Juan Carlos Lorenzo, valora la colaboración entre administraciones que ha hecho que el cuerpo del bebé —que se encontraba en el Instituto Anatómico Forense de Las Palmas de Gran Canaria debido a la investigación abierta sobre su muerte— descanse en un camposanto.

Un funeral digno

Lorenzo no oculta el carácter excepcional que ha tenido el entierro. “En la mayor parte de las ocasiones, no sabemos ni el nombre de las personas que han fallecido”, afirma. “Son personas que no cuentan con redes de apoyo o familiares, que tenían sus proyectos de vida, sus anhelos y que quedan en el más completo anonimato, en el olvido”, recuerda. “Un entierro digno, dignifica la condición humana”, apostilla.

La muerte de su hija no es el único trauma de Ruth. También tiene que afrontar el fallecimiento de su prima Justine, que viajaba en la misma embarcación, que partió desde las costas de Dajla, en el Sáhara Occidental. Su cadáver fue encontrado flotando entre chalecos salvavidas aparentemente falsos. Justine deja una hija de ocho años, que sobrevivió al viaje. A la muerte de Sephora y Justine cuyos cuerpos fueron encontrados en aguas cercanas a Arguineguín, hay que añadir la pérdida de una persona más, cuyo cadáver no ha sido aún encontrado.

Según el relato que Ruth hizo ante el Juzgado de Instrucción Número 3 de San Bartolomé de Tirajana, que tomó declaración a las 25 personas que consiguieron alcanzar a pie la costa isleña, el viaje estuvo acompañado de constante violencia. Fuentes cercanas a la joven cuentan que recordó el miedo que pasó al ver que estaba siendo obligada por varios marroquíes a subirse “a palos” a un barco que no mostraba las condiciones que les habían prometido. Además, denunció haber sufrido “tocamientos de todo tipo”, según informó la cadena SER.

La falta de pruebas e indicios hace que no se siga ninguna línea de investigación sobre los supuestos abusos, por lo que el Juzgado ha incoado diligencias por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y otro por homicidio imprudente, según fuentes de la Fiscalía canaria. De hecho, efectivos de las fuerzas de seguridad organizaron una rueda de reconocimiento para que los migrantes identificaran a los patrones de la patera.

Según datos del Ministerio del Interior, hasta el 2 de junio del presente año llegaron por vía marítima 397 inmigrantes irregulares a Canarias en 35 embarcaciones distintas, frente a los 121 que alcanzaron la costa isleña en la misma época de 2018. Esto supone un incremento del 228,1%, en el número de personas, y del 337,5% en el de pateras, puesto que a estas alturas del año pasado solo habían llegado ocho. Es la ruta migratoria que ha experimentado el mayor aumento. El número de muertos y desaparecidos en el Mediterráneo Occidental asciende en lo que va de año a 166 personas, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información