Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias da un paso atrás y renuncia a entrar en el Gobierno

"No voy a ser la excusa para que no haya una coalición de izquierdas", afirma el líder de Podemos, que exige que no haya más vetos en el nuevo Gobierno

El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. En vídeo, declaraciones de Iglesias.

El elefante en la habitación se evaporó en el último momento. El Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, que hace unas horas parecía casi imposible, está ahora más cerca que nunca a solo tres días de que comience la sesión de investidura. El "principal escollo", según las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha desaparecido: Pablo Iglesias renuncia a estar en ese Ejecutivo, en una maniobra sorpresiva que reacciona al órdago que le había lanzado el día anterior el presidente. Después de darle muchas vueltas durante 24 horas con su equipo de máxima confianza, Iglesias ha decidido dar un paso atrás y ahora pone al PSOE ante la tesitura de aceptar un Gobierno de coalición que rechazó durante semanas.

Iglesias cede pero pone condiciones para vender cara su decisión: no podrá haber más vetos —esto es, podrá ser ministro quien decida Podemos dentro de su dirección—, la propuesta de los nombres "la hará Podemos" y la representación deberá ser "proporcional a los votos". Esto complicará la negociación, porque Podemos tiene la mitad de los votos que el PSOE, aunque tenga solo un tercio de los escaños. El PSOE logró 7,48 millones de votos y Unidas Podemos 3,73 millones. En escaños, los socialistas tienen 123 y el grupo de Iglesias, 42. Si se hiciera por votos, querría decir que de 15 ministros, por ejemplo, a Unidas Podemos le corresponderían cinco. Otro asunto relevante de la negociación será ahora la exigencia de Iglesias de que su grupo tenga una vicepresidencia, como en la Comunidad Valenciana.

Sin embargo, la primera reacción del PSOE muestra que la negociación no será sencilla: "Sin vetos ni imposiciones podemos llegar a un acuerdo. El presidente escuchará las propuestas y decidirá el equipo. Empecemos por los contenidos. Primero programa y luego el Gobierno". Esto significa que no aceptan la idea de que Podemos elija a sus representantes y quieren hablar de contenidos antes de fijar el Gobierno. En Unidas Podemos siempre han insistido en que primero hay que fijar las condiciones de ese Ejecutivo para hablar después del programa.

Todo está listo hace semanas para esa negociación de los contenidos. Tanto los socialistas como Unidas Podemos tienen sus equipos preparados y textos muy detallados sobre la base del acuerdo de Presupuestos que no pudo llevarse a cabo por el rechazo de los independentistas. "Nosotros ya vamos por el quinto anexo", bromeaba un dirigente en las últimas horas. Hay papeles, hay negociadores, y hay tiempo hasta el jueves 25, explican desde los dos sectores. Todo estaba bloqueado porque Sánchez rechazaba la entrada de Iglesias y él insistía, según la versión del presidente. Eliminado ese obstáculo, las cosas deberían ser más fáciles. Pero la primera reacción del PSOE no apunta a un gran entusiasmo.

Reacción inesperada

Desde el entorno de Iglesias reivindican que esta cesión obliga a los socialistas a aceptar un Gobierno de coalición, algo que no querían, y le permitirá colocar allí a personas de su absoluta confianza, como la propia Irene Montero, mientras mantiene el protagonismo como líder de la formación desde fuera del Ejecutivo. Los socialistas por el contrario parecen sorprendidos por una reacción que no esperaban, dada la resistencia que había mostrado Iglesias en público y en privado, y ahora se preparan para una rápida negociación para la que tienen cinco días.

Iglesias dio su golpe al estilo Podemos: por sorpresa y con un vídeo en las redes sociales. Aunque durante las últimas horas sus dirigentes más cercanos, como Irene Montero y Pablo Echenique, y él mismo, en una entrevista en 20 Minutos, insistían en que no iban a aceptar este veto por antidemocrático, el líder hizo su movimiento final: "No voy a ser la excusa para que no haya un Gobierno de coalición de izquierdas", ha asegurado en el vídeo grabado en su despacho en el Congreso y difundido en la red social.

La reacción de Iglesias se produce un día después de que el presidente del Gobierno en funciones señalara al líder de Unidas Podemos como "el escollo principal" para la formación de un Ejecutivo de coalición con el PSOE y le dirigiera duras críticas por sus posiciones sobre el conflicto catalán.

Según ha explicado Iglesias, ya le ha comunicado a Pedro Sánchez esta decisión, que también ha trasladado a Echenique, secretario de Acción de gobierno de Podemos y encargado de las negociaciones con los socialistas. "He pedido a Pablo Echenique que traslade al Partido Socialista nuestra voluntad de negociar ya un gobierno de coalición de izquierdas; un acuerdo integral de programa y equipos para sacar adelante la investidura la semana que viene", ha defendido el secretario general de Podemos.

El PNV, aliado clave para alcanzar los 173 diputados que podrían votar sí a la investidura el próximo jueves, en segunda vuelta, celebró la decisión del líder de Podemos. "La renuncia de Iglesias constituye para EAJ-PNV una señal positiva si es que esta decisión posibilita realmente que se abra de una vez por todas un verdadero proceso negociador, no solo entre las citadas formaciones sino también con aquellas fuerzas políticas con cuyo apoyo aspira a contar el candidato Sánchez en la sesión de investidura. Hasta el momento, nadie ha llamado al PNV para negociar. Aguardamos con paciencia y responsabilidad esa llamada, confiadas y confiados en que se producirá, porque se equivoca quien dé automáticamente por hecho el apoyo de los seis diputados y diputadas del PNV", señalaron fuentes del Euskadi Buru Batzar, la dirección nacionalista. Si lograra un acuerdo con Iglesias, Sánchez podría contar con los 123 síes del PSOE, 42 de Podemos, 6 del PNV, uno de PRC y uno de Compromís. Le bastaría así con la abstención de los 14 diputados de ERC, que han apuntado que ese sería su voto, para lograr la investidura el 25.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información