Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo incendio “de gran potencial” obliga a desalojar varios núcleos de Gran Canaria

El fuego se ha declarado en Valleseco, en una zona muy próxima al gran fuego de la semana pasada

Vista del incendio en Valleseco, este sábado.

El incendio forestal declarado en la tarde de este sábado en los altos del municipio grancanario de Valleseco ha obligado a la evacuación de unas 2.000 personas y ha afectado ya a entre 400 y 500 hectáreas, según ha informado esta madrugada el consejero de Seguridad del Gobierno canario, Julio Pérez. Las evacuaciones han continuado durante toda la noche, ha informado el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 112 en su cuenta de Twitter. La isla ya se enfrentó la semana pasada a uno de los incendios más voraces de cuantos se han registrado este verano. La situación se ve agravada por el hecho de que Gran Canaria está en aviso naranja por altas temperaturas que pueden superar los 38 grados.

El consejero ha indicado que la mayoría de los evacuados, que serán realojados en instalaciones de los municipios colindantes, proceden del casco urbano de Tejeda. Pérez ha explicado además que al contrario que el incendio de Artenara, este fuego es de copas lo que hace que su extensión haya sido tan rápida, por lo que lo ha calificado de "muy aparatoso".

El virulento fuego se inició sobre las cinco de la tarde en los parajes del Barranco de los Pajaritos, entre Cueca Corcho y Crespo, del municipio de Valleseco, que no se había visto afectado por las llamas en el incendio del sábado anterior. Según ha informado el Cabildo de Gran Canaria, se ha ordenado la evacuación de los núcleos de Rincón de Tejeda, Cruz de Tejeda y el Parador de Turismo de esa localidad de 1.900 habitantes a 43 kilómetros de Las Palmas. También ha sido cortada la carretera GC-150 por el avance de las llamas.

Esta decisión de desalojar la zona se ha adoptado debido a que el incendio tiene componente topográfica importante para subir a la zona de Moriscos y Constantino. Las labores de extinción se centran en evitar que las llamas puedan saltar a la cuenca de Tejeda debido a la virulencia del fuego.

El incendio se suma al declarado hace una semana en Artenara, que arrasó 1.500 hectáreas y que se consideraba controlado pero que todavía no se había dado por extinguido. En el lugar están trabajando los servicios terrestres de extinción de incendios, así como los medios aéreos -helicópteros AH-31 y Kamov-.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información