Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pueblo que arropa a la reina ultrajada por Vox

La localidad granadina de Otura se vuelca con la joven elegida en sus fiestas, atacada por el partido ultraderechista por su origen marroquí, y la Fiscalía investiga si hubo delito de odio

Reina de las fiestas de Otura
La reina infantil de las fisestas de Otura, en el centro, junto a su hermana, Kauty, y su madre, Khady.

A Vox no le ha gustado la reina de las fiestas de este año en Otura (Granada). La quería “otureña, española y más guapa” que la elegida. Para el partido ultra, la piedra en el zapato es que la reina juvenil de las fiestas de 2019 es una “chica marroquí, joven, dos años viviendo en Otura”, según ha publicado en su cuenta local de Facebook. El comentario destila xenofobia, pero, además, no se ajusta a la verdad. La chica es española, donde ha vivido sus 16 años de existencia, y reside en Otura desde hace cuatro.

La joven prefiere que no trascienda su nombre y cede la explicación a su hermana Kauty, mayor de edad. Con 16 años, el sufrimiento de estos días es mayor del que corresponde a su edad. El martes por la noche, Kauty aprovechó un momento de tranquilidad para preguntarle cómo estaba. “Ya no quiero ser reina de las fiestas”, le dijo. Lo peculiar de esta tormenta de tintes racistas es que se ha desatado después de la feria del pueblo, que se celebró entre el 4 y el 8 de septiembre. Todo transcurrió sin problemas durante los festejos hasta que, dos días después de que finalizaran, aparecieron los comentarios en la red social.

“Yo vivo en España desde que nací”, comenta la joven reina, quejándose de los comentarios sin entenderlos. Lo más relevante de su mandato ha pasado, pero le queda un año por delante para ejercer. El próximo acto programado será en Navidad y la familia está convencida de que, a pesar de todo, olvidará lo ocurrido y allí estará tras ser elegida.

La joven se presentó el 2 de agosto a un proceso de selección con otras cinco candidatas, relata su hermana, que muestra su rechazo a la actitud de Vox. Ella acudió, explica, porque la animaron sus amigas, alguna de las cuales también fue aspirante. “También una chica rusa, pero de ella nadie ha dicho nada”, comenta Kauty. Nadie puso objeción alguna a la elección en su momento. Y las fiestas fueron como la seda. El 4 de septiembre tuvo lugar el acto de coronación. Un gran día. “Con lo feliz que estaba ella con las fiestas y con todo. Me duele mucho”, dice Khady, su madre, “pero en todo el mundo hay lo bueno y lo malo”, apostilla. Se nota que para sus familiares la polémica ha sido un bofetón inesperado.

Ante la Guardia Civil constan ya tres denuncias por la publicación de Vox en la Red. Una de Kauty y la madre, otra de los tíos y otra del Ayuntamiento, gobernado por el PSOE y donde Vox tiene un concejal. La Fiscalía de Granada también investiga el comentario por un delito de odio o contra la integridad moral.

El texto xenófobo se ha mantenido desde el día 10 hasta el 17 por la tarde, cuando saltó la controversia. Una semana en la que se añadieron comentarios, unos a favor y otros en contra. La respuesta de Vox ha sido borrar la publicación y los comentarios y publicar un texto en el que se “lamenta el mensaje” y “el daño causado a la familia de la joven española”. Este diario ha tratado sin éxito de ponerse en contacto con Vox de Otura para conocer su versión y saber si mantiene que ninguna persona extranjera o marroquí puede ser reina de las fiestas. El nuevo comentario de la formación de extrema derecha insiste en que “ni su contenido ni su forma responden a la línea política y el ideario de Vox” y menciona que investiga los hechos para esclarecerlos en paralelo a la Guardia Civil. Kauty explica que más allá de esa disculpa en la Red, “nadie de Vox se ha acercado a nosotras ni se ha puesto en contacto con nosotras para pedirnos perdón”.

Por suerte, tras la tormenta siempre sale el sol. Han pasado varios días de mal tiempo y el horizonte parece más limpio. Lo cuenta la afectada, ya con una media sonrisa: “Estoy mejor. Me llaman los amigos, la gente del pueblo. Cada minuto, cada segundo recibo un mensaje de apoyo. Siento que no he podido contestar a la gente”, termina. Su reinado dura un año. Al pueblo aún le quedan oportunidades de mostrarle su cariño.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >