Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez comparecerá en La Moncloa tras la sentencia del ‘procés’

El Gobierno descarta altercados y el PP le pide que informe de todas sus decisiones

sentencia proces
Pedro Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, saludan a los Reyes en la recepción posterior al desfile de la Fiesta Nacional. EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha anunciado este sábado que hará una declaración oficial en La Moncloa cuando se conozca la sentencia sobre el juicio de los 12 líderes independentistas. Sánchez, que hizo este anuncio durante la recepción oficial ofrecida por el Rey en el Palacio Real con motivo del Día de la Fiesta Nacional, se mostró convencido de que no se producirán incidentes en Cataluña tras el fallo. “Como Gobierno”, señaló, “tenemos contemplados todos los escenarios”. Y, en caso de tener que intervenir, apuntó que se actuará “con firmeza democrática, proporcionalidad y unidad”.

No lejos de Sánchez, el presidente de la Sala Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, ha concentrado todas las miradas en la recepción de los Reyes con motivo de la celebración del 12 de octubre, después de sorprender a los medios con su presencia. Visiblemente molesto, Marchena se ha negado a comentar las informaciones sobre los delitos por los que se va a condenar a los políticos independentistas catalanes, una causa que ha juzgado su sala: la sentencia no es firme "hasta que esté firmada por todos los miembros de la sala", ha dicho, tras negarse incluso a aclarar si se conocerá el lunes o el martes. En la recepción, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha anunciado que comparecerá en el Palacio de la Moncloa tras conocerse la sentencia para hacer una declaración oficial. El líder del PP, Pablo Casado, ha ofrecido a Sánchez su colaboración para que adopte las medidas que sean necesarias tras el fallo, pero le pide que las comparta en todo momento.

En uno de los corrillos en el Palacio Real, Sánchez ha explicado en conversación informal con los periodistas que desconoce el fondo de lo que pueda decidir el Tribunal Supremo y ha emplazado a "esperar al lunes". El presidente en funciones ha anunciado que comparecerá en la sede de la presidencia del Gobierno en cuanto se conozca el fallo, lo que da muestras de la relevancia institucional que otorga a este juicio, ante las repercusiones que se esperan por parte del mundo independentista.

Respecto a las posibles reacciones que se pudieran producir en Cataluña tras conocer las penas a los 12 líderes procesados, aseguró que todo está preparado por si las fuerzas de seguridad tuvieran que hacer frente a posibles altercados. Según indicó, en las dos últimas semanas, el Gobierno “ha hecho cosas que antes no se hicieron” que van a contribuir a que la reacción ante la sentencia no sea tan desmesurada como hace dos años. El jefe del Ejecutivo consideró que “todo el mundo ha aprendido de lo ocurrido en 2017”, con la escalada independentista y el referéndum ilegal. “También las autoridades catalanas”, señaló. “Espero que la Generalitat respete la legalidad y no vuelva a cometer los errores de 2017”, emplazó, en alusión a la vulneración del ordenamiento jurídico del independentismo para organizar la consulta.

Tanto el presidente del Gobierno como el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, han querido transmitir su convicción de que no habrá incidentes. Si los hubiera, la coordinación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil con los Mossos está garantizada, ha apuntado el titular de Interior.

Sánchez ha afirmado que la actuación de las fuerzas de seguridad será la que habitualmente sigue en un “procedimiento ordinario”. "Está todo muy previsto. Como Gobierno tenemos contemplados todos los escenarios", ha remarcado. Las policías actuarán “con firmeza democrática, proporcionalidad y unidad”, ha dicho. El Gobierno puede contar con el PP para las medidas que sean necesarias ante una reacción fuera de la ley que se pudiera dar, según ha asegurado Pablo Casado, que tampoco espera que la situación se desborde. Tampoco en el aspecto institucional. El líder del PP no prevé que las autoridades de la Generalitat hagan un llamamiento a la desobediencia institucional. Sánchez ha añadido que si tiene que tomar alguna decisión que considere muy importante, hablará con la oposición.

Últimos flecos para la exhumación de Franco

Los preparativos para la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos acapararon este sábado muchas de las conversaciones que se produjeron en los corrillos entre los 1.300 invitados que acudieron a la recepción del Palacio Real, en Madrid. Tras el saludo a los Reyes en el Salón del Trono, los invitados pasaron al Comedor de Gala y al Salón Gasparini, donde, en una formidable densidad, los poderes del Estado, el Gobierno, los líderes políticos y los representantes empresariales, sociales y culturales, compartieron saludos e inquietudes sobre los asuntos de actualidad.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, fue uno de los asistentes más buscados por los periodistas para conocer los detalles de la inminente exhumación de Franco de Cuelgamuros, que fue aprobada el pasado viernes por el Consejo de Ministros.

“Solo faltan algunos flecos técnicos”, aseguró, para cerrar el operativo. La próxima semana dará a conocer la fecha en la que se producirá el traslado al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo. En cuanto a si el traslado del féretro será por medios terrestres o aéreos, el presidente remitió a las consideraciones que haga seguridad en el dispositivo.

Su intención inicial era que este proceso no se alargara tanto, pero los procedimientos judiciales han demorado la operación. Sánchez aún aspira a que la exhumación se haya terminado antes de que empiece oficialmente, el 1 de noviembre, la campaña electoral.

La exhumación tiene que producirse antes del día 25 de octubre y, con al menos 48 horas de antelación, se avisará a la familia

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información