Loading...
Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marlaska, sobre la situación en Cataluña: “Ninguna actuación delictiva quedará impune”

El ministro del Interior cree que los disturbios en Cataluña irán a menos por las detenciones y la presión social contra la violencia

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, en un acto de Instituciones Penitenciarias, el 9 de octubre. En vídeo, sus declaraciones este jueves.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha comparecido este jueves de forma extraordinaria en La Moncloa después de una reunión del comité de coordinación presidida por Pedro Sánchez para lanzar un mensaje claro sobre los disturbios en Cataluña: "Ninguna actuación delictiva quedará impune". "Ni los responsables, inductores o partícipes" en la violencia de los últimos días quedarán impunes, ha señalado cuando le han preguntado si ya tiene información de quién está detrás de la organización de estos ataques. Marlaska cree, por la información que tiene Interior, que la tensión podría bajar en los próximos días por dos motivos: por las detenciones —97 van ya, 46 de ellas este miércoles— porque quienes participan en los altercados "se estarán dando cuenta de que participar no es impune" y por la presión social que está creciendo en Cataluña en contra de la violencia.

El ministro, que ha comparecido con gran solemnidad en La Moncloa con los responsables de la policía y la Guardia Civil sentados en primera fila, ha tenido también palabras muy duras contra Quim Torra, presidente de la Generalitat. "Me corresponde recordarle a Torra que dentro de la ley cabe todo y fuera de la ley ya sabe como actúa un Estado derecho". El ministro ha pedido al president que condene con más claridad "y no arrastrado" los episodios de violencia y también tenga palabras de reconocimiento a los policías heridos. Cuando le han preguntado por posibles vinculaciones de dirigentes políticos catalanes con estas iniciativas de bloqueo de algunas infraestructuras, Torra incluido, el ministro ha dicho que ellos para actuar se basarán en hechos "y no en declaraciones". En cualquier caso le ha lanzado varios avisos: "Torra tiene que decidir si quiere ser el presidente de todos los catalanes o un activista"

El Gobierno, pese a la presión de la oposición de centroderecha, que ha llegado incluso a pedir la dimisión del ministro y acusa al Ejecutivo de "inacción", no tiene intenciones de dar pasos más drásticos como aplicar la Ley de Seguridad Nacional. Marlaska ha insistido en que la cooperación con los Mossos es impecable y, por tanto, no hay motivos para ir más allá. Pero también ha aprovechado el momento, a tres semanas de las elecciones y con una sensibilidad muy fuerte de los ciudadanos hacia este asunto, para lanzar algunos mensajes políticos. Primero, que los catalanes pueden estar tranquilos. "Muchos catalanes se sienten desorientados, huérfanos. Queremos decirles que hay un Gobierno que piensa en ellos y vela por su seguridad, estamos trabajando para protegerles". Y después, contra la oposición: "La sociedad española quiere la unidad de todos contra el independentismo. Que trabajemos por su seguridad dentro de la lealtad", ha lanzado contra el PP y Ciudadanos.

La comparecencia de Marlaska llega después de un nuevo encuentro del comité de coordinación de la situación en Cataluña, que se reúne cada día desde el pasado domingo para seguir la respuesta independentista a la sentencia del procés y articular la reacción del Gobierno. Sánchez ha presidido la sesión antes de volar a Bruselas para participar en un Consejo Europeo extraordinario para abordar el Brexit. El comité está formando por la Presidencia del Gobierno, la Vicepresidencia y los ministerios del Interior (incluidas la Policía Nacional y la Guardia Civil), Exteriores, Defensa, Justicia, Economía y Fomento, además del Centro Nacional de Inteligencia y la Secretaría de Estado de Comunicación.  

El Gobierno pretende, así, coordinar todas las acciones para afrontar la difícil situación que se vive en las calles de Cataluña. A última hora de este miércoles, Sánchez compareció en La Moncloa para avisar de que "modulará" la respuesta del Ejecutivo y recordar que todos los escenarios están abiertos, después de la tercera jornada de disturbios y graves incidentes en Barcelona, que, pasada la medianoche, incluían la quema de una decena de coches o el lanzamiento de ácido y de cócteles molotov contra los mossos y de cohetes pirotécnicos contra un helicóptero policial. Marlaska ha confirmado que este miércoles ardieron 190 contenedores, frente a los 250 del martes, día en que los daños ascendieron a 627.000 euros.  

"Derecho de autodeterminación"

Quim Torra se ha comprometido este jueves en el Parlament a que antes de que acabe la legislatura vuelvan a ejercer “el derecho a la autodeterminación”, obviando así las advertencias del Tribunal Constitucional. Mientras miles de personas prosiguen las cinco marchas que el viernes confluirán en Barcelona, las concentraciones están obligando a cortar carreteras, como la AP-7, y a suspender servicios ferroviarios.

Torra, se resistió hasta bien entrada la noche del miércoles a condenar de forma explícita las protestas violentas. Y antes de hacerlo, durante la jornada, optó por volver a ponerse al frente de las manifestaciones contra las largas penas de prisión dictadas contra los líderes del procés. Ante esa resistencia a condenar la violencia, Sánchez anunció en La Moncloa “firmeza, unidad y proporcionalidad”, exigió una condena “tajante y contundente” a Torra y advirtió de que la respuesta de su Gobierno estará “en función de la actitud y las decisiones” de los líderes catalanes.

En Madrid empezó con mal pie el intento del Gobierno por lograr una respuesta unitaria de los cuatro grandes partidos (PSOE, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos) frente al agravamiento de la situación. Sánchez convocó a los tres líderes por separado con la idea de compartir el análisis y las posibles decisiones. Los dos principales líderes de la oposición de centroderecha, Pablo Casado y Albert Rivera, metieron presión al Ejecutivo. El presidente del PP pidió la utilización inmediata de la Ley de Seguridad Nacional e iniciar los trámites para el 155, mientras que el de Cs reclamó aplicar ya esta segunda medida para destituir inmediatamente a Torra. Pablo Iglesias rebajó el tono y ofreció apoyo al Gobierno sin exigencias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información