Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar Llop: “No permitiremos que se rompa el consenso sobre la violencia de género”

“Mi elección y la de Batet son un reconocimiento al feminismo”, asegura la nueva presidenta del Senado

Pilar Llop, este martes en el Senado.

Pilar Llop (Madrid, 46 años) ejerce desde este martes como la segunda presidenta del Senado en toda su historia, después del mandato de la popular Esperanza Aguirre a principios de siglo. Es una mujer feminista, jurista políglota y juez especializada en violencia machista. Ha sido delegada del Gobierno para la Violencia de Género y sigue siendo diputada madrileña, un puesto que tendrá que compatibilizar con sus responsabilidades en el Senado. Llop ha vivido este martes un día intenso. Entre los asistentes a la sesión, además de los compañeros del PSOE (al que no está afiliada, dada su condición de juez), estaban también su padre, su madre y su marido, Javier. Por la tarde, atendió a Valverdedelcamino en su primera entrevista ya como cuarta autoridad del Estado.

Pregunta. El PSOE ha perdido la mayoría en el Senado. ¿Su papel como presidenta va a ser mucho más activo y complicado que en la anterior legislatura?

Respuesta. El papel como presidenta es una posición institucional. Va a ser un papel muy apasionante, porque consistirá en recabar las mayorías suficientes para lograr acuerdos en las cuestiones más importantes.

P. ¿Cuáles serán sus principales retos?

R. El primero es que sea una Cámara de auténtica representación territorial porque el Estado de las Autonomías está consolidado constitucionalmente, pero todavía falta por hacer para su pleno desarrollo. Se puede utilizar el Senado como un eje vertebrador de esta responsabilidad, como eje de la conferencia de presidentes, por ejemplo. Y que sirva como fiel reflejo de la singularidad territorial en toda su diversidad.

P. La función representativa territorial que otorga la Constitución al Senado no se ha desarrollado en más de 40 años. ¿Confía en poder asentarla usted?

R. Durante este mandato lo que intentaremos será impulsar el desarrollo de todos los mecanismos necesarios que puedan mejorar la función del Senado como una Cámara de auténtica representación institucional. La gente lo que quiere es que sus problemas se resuelvan y desde aquí tenemos una importante función.

P. Entran dos senadores por Vox y hay una amplia representación nacionalista. ¿Teme una legislatura tensa?

R. Al no tener una mayoría absoluta será más importante abrir espacios de diálogo para llegar a acuerdos. Hay que procurar que todos los grupos políticos sin exclusión sean capaces de dialogar, esa es una de las tareas fundamentales: diálogo, con su legítima discrepancia ideológica, sin exclusiones.

P. Vox cuestiona una de las legislaciones a cuyo cumplimiento ha dedicado usted gran parte de su carrera judicial, la ley de violencia de género. ¿Será fácil una convivencia con representantes tan antagónicos?

R. Hay que reivindicar el consenso del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, aprobado por todas las fuerzas políticas hace dos legislaturas. No vamos a permitir de ninguna manera que se rompan esos consensos que sostiene la mayoría. Uno de los objetivos de la legislatura es poner en marcha la comisión de seguimiento del pacto, para ver cómo se están aplicando las 267 medidas aprobadas en el Senado. Esa mesa será la que dirija los debates y desde esta presidencia se impulsará todo lo que sea necesario para lograr consensos con toda la lealtad institucional.

P. Del Senado depende la aprobación de las medidas que el Gobierno considere oportunas en virtud del artículo 155. ¿Qué haría si tuviese que gestionar esa aplicación?

R. Aplicar el reglamento y la legislación vigente. Es una hipótesis, aún no se ha planteado nada en esta legislatura que presido.

P. Esta no es una Cámara muy popular. La ciudadanía alberga, como mínimo, dudas sobre su utilidad. ¿Qué se puede hacer para revertir eso?

R. El Senado tiene las puertas abiertas no solo los días para ello sino los 365 días del año. Hay que incrementar la transparencia, la participación ciudadana, para que puedan tener voz en esta Cámara, que es su casa, que conozcan qué hacemos senadores y senadoras.

P. El PSOE ha presentado su designación como un gesto hacia el movimiento feminista y contra Vox. ¿Qué le parece esa carta de presentación?

R. Es parte de mi propia trayectoria profesional. Es evidente que yo tengo ese perfil en el ámbito de la lucha contra la violencia de género, pero también un perfil muy amplio como jurista. Es un reconocimiento al feminismo no solo mi nombramiento, también la candidatura de Batet.

P. ¿Cuándo dejará de ser noticia que las mujeres lleguen a puestos clave de representación?

R. La igualdad hay que trabajarla día a día. Va a ser una cuestión que vamos a tener muy presente. Todos los días hay que luchar. No hay un objetivo único, es una lucha muy constante.

P. ¿Para cuándo una presidenta del Gobierno?

R. Todavía no la ha habido, pero tampoco hasta ahora se ha presentado ninguna candidata [por los grandes partidos]. Un síntoma de normalidad quizá sería lo que usted apuntaba antes: cuando las mujeres ya no seamos noticia por ser víctimas de violencia de género, porque nos asesinan por el hecho de ser mujeres o porque estamos ocupando puestos de alta responsabilidad.

P. Usted ha dicho que no es política, sino una “jueza de trinchera” y que deseaba volver pronto al juzgado. ¿Lo echa de menos?

R. Lo sigo echando de menos, pero me llamaron para ocupar este puesto de altísima responsabilidad. Mi vocación de servicio público siempre está presente en todas las acciones que hago y pensé que desde esta posición podría trabajar en esa vocación.

Fe de errores

En una primera versión de esta entrevista se señalaba, por error, que es la primera vez que dos mujeres están al frente de las dos Cámaras. Entre 2000 y 2002 coincidieron Esperanza Aguirre como presidenta del Senado (un puesto que ocupó entre 1999 y 2002) y Luisa Fernanda Rudi como presidenta del Congreso (un cargo en el que permaneció entre 2000 y 2004).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >