Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La borrasca Gloria golpeará el domingo el Mediterráneo con olas de ocho metros e intensas lluvias

Los vientos llegarán a ser huracanados y se pueden superar los 120 litros de agua por metro cuadrado en Baleares. Nevadas copiosas en el este y el norte peninsular

Un hombre se cubre de la lluvia con un paraguas mientras pasea por una calle de Santiago de Compostela. En vídeo, los efectos de las lluvias y la previsión del tiempo. VÍDEO: ATLAS | FOTO: EFE

Empeoran las previsiones del fuerte temporal de mala mar, viento, frío, nieve y lluvia que se prepara para golpear España el fin de semana y que será especialmente duro en el norte, en el este peninsular y en las islas Baleares. Tanto, que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha bautizado este viernes a la borrasca responsable de parte de la que se avecina con el nombre de Gloria y ha emitido un aviso especialLos pronósticos del jueves apuntaban a olas de tres a cuatro metros en el Mediterráneo, vientos de 70 a 80 kilómetros por hora y acumulaciones de agua de hasta 100 litros. Sin embargo, las últimas previsiones señalan que el Mediterráneo estará tan embravecido que parecerá el Cantábrico, con olas que pueden alcanzar unos inusitados ocho metros. Los vientos, por su parte, escalarán al nivel de huracanados, es decir, de más de 120 kilómetros por hora, y se pueden superar los 120 litros por metro cuadrado en Baleares.

Gloria se convierte así en la primera borrasca de origen mediterráneo que se nombra esta temporada y en la tercera desde que las agencias meteorológicas de España, Portugal, Francia y Bélgica se unieron para bautizarlas en 2017. Lo habitual es que las borrascas más profundas y peligrosas vengan del Atlántico.

"La principal novedad es que se han activado para el domingo avisos rojos marítimos —el nivel máximo de una escala de tres— en el área del Mediterráneo por olas de siete a ocho metros, lo que supone que el temporal será muy intenso, extraordinario", advierte Rubén del Campo, portavoz de la Aemet. La alerta roja afecta al litoral norte de Alicante, el sur de Valencia e Ibiza y Formentera.

En la Comunidad Valenciana, es la primera vez que hay avisos rojos por fenómenos costeros desde que existe el sistema de Meteoalerta, que se implantó en 2007. Para Baleares es el segundo rojo —Menorca lo estuvo en noviembre de 2017—. Un aviso rojo implica fenómenos no habituales de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo extremo, por lo que se recomienda no acercarse al mar. Meteorología advierte de hecho del alto impacto que tendrá Gloria en los paseos marítimos orientados al noreste en Valencia y Alicante.

Buscando precedentes, el récord de altura de ola registrada por Puertos del Estado en boyas del Mediterráneo data del temporal de enero de 2017, cuando Valencia, Cabo de Palos (Murcia), Tarragona, isla Dragonera y Barcelona superaron sus máximos. De estas boyas, la máxima altura se alcanzó en Valencia, con 6,45 metros, metro y medio menos de lo esperado ahora con Gloria. 

En el resto de la costa este, el temporal marítimo también será serio, con avisos amarillos —los de nivel más bajo— en Granada y Almería y parte de Mallorca, y naranjas —segundo nivel del sistema de Meteoalerta— en el resto de la Comunidad Valenciana, Baleares y Cataluña. "Puede haber olas de hasta seis metros en cualquier punto de la costa mediterránea y de Baleares", alerta el meteorólogo.

El viento también será más fuerte de lo inicialmente esperado. "Las rachas van a ser bastante intensas y pueden llegar a ser huracanadas en la sierra de la Tramontana de Mallorca", continúa el portavoz de Aemet. En el sistema Ibérico y Central, es decir, en zonas altas de Castilla y León y de La Rioja, se prevén rachas de 100 kilómetros por hora y, en general, los vientos serán fuertes, de 70 y 80 kilómetros por hora, en muchos puntos del país, sobre todo de la costa mediterránea.

Las lluvias serán más abundantes. Meteorología ha activado avisos naranjas en Baleares, donde se situará "el epicentro del temporal" en sus inicios, para irse desplazando hacia el sur hasta sus últimos coletazos, el miércoles. Así, en el norte y este de Mallorca se pueden acumular 120 litros o más en 12 horas. "Es mucho, un aviso naranja, mucha precaución", pide el experto. También se prevén precipitaciones persistentes, abundantes e intensas en la Comunidad Valenciana, sur de Aragón, Cataluña, Murcia y resto de Baleares.

En cuanto a la nieve, hay más avisos y han ascendido de amarillo a naranja. Así, los amarillos afectan al tercio norte, donde se espera que se acumulen 10 centímetros en cotas ya desde 500 a 600 metros, aunque puede nevar a partir de los 300. En el tercio oriental, también hay avisos en el este de Castilla-La Mancha, Murcia, zonas de Jaén, interior de la Comunidad Valenciana y sur de Aragón. De estas zonas, lo peor, con avisos naranjas, estará en el norte de Castellón, sur de Valencia, norte de Alicante y buena parte de la provincia de Albacete, donde no es tan habitual que nieve, y pueden acumularse cinco centímetros a lo largo del domingo.

Puede nevar también en algunas zonas como Castilla y León, el resto de Castilla-La Mancha y Comunidad de Madrid. ¿Y en la capital? "Está, como siempre en los últimos años, en el límite", confiesa Del Campo, que explica que en la capital es complicado que coincidan los requisitos de frío y precipitación, sobre todo desde que los inviernos son suaves. El domingo es muy difícil que llegue a nevar, aunque no se descarta por completo, mientras que el lunes y el martes hay cierta probabilidad, pero no se trataría de una gran nevada.

Todo depende de dónde se sitúe una borrasca que aún no se ha formado, ya que una variación de unas pocas decenas de kilómetros cambiaría los mapas de forma significativa. A día de hoy, Gloria estará al sur de Baleares el domingo por la tarde, donde tomará entidad y sufrirá una ciclogénesis muy rápida. Entre ella y las altas presiones que se van a reforzar en las islas británicas se creará un pasillo de vientos, que en algunos puntos serán del norte, en otros del noreste y en otros del este. "La clave de si habrá más o menos nevadas y de dónde caerán estará en la cantidad de aire húmedo que Gloria sea capaz de inyectar", concluye.

La madre de Gloria es la entrada de una masa muy fría de aire polarque tumbará las temperaturas, de forma que en muchas regiones las máximas apenas alcanzarán los 0º e incluso cruzarán a valores negativos. Las máximas y las mínimas se desplomarán de 7 grados a 10 grados entre el jueves, que fue el día más cálido de esta semana, y el domingo. Donde más lo notarán será en Castilla y León y en el Mediterráneo, donde este viernes están en 20 grados y el lunes las temperaturas oscilarán entre los siete y los ocho grados. El desplome comienza, salvo en la costa mediterránea, este mismo viernes y será por fases: el sábado de Madrid al Mediterráneo, con entre 6 grados y 8 grados menos en Murcia y Valencia; el domingo caen de forma notable en la mayor parte de la Península, y el lunes, en el Mediterráneo. Las mínimas más extremas probablemente aparezcan la madrugada del lunes al martes. Las heladas afectarán a buena parte del interior, sobre todo al norte y el este, con valores que en el llamado triángulo del hielo —Molina de Aragón (Guadalajara), Teruel y Daroca (Zaragoza)— bajarán a -6º y -8º.

La borrasca se desplazará hacia el sur y perderá fuerza a partir de últimas horas del lunes cerca del norte de África, por lo que el tiempo adverso se espera que se traslade el martes hacia el nordeste peninsular, mientras mejora la situación en el resto del país. La Aemet espera que el miércoles España pueda decir adiós a Gloria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información