Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García-Page: “Con el Código Penal no se mercadea”

El presidente socialista de Castilla-La Mancha critica la reforma planeada por el Ejecutivo

Vídeo con las declaraciones de García-Page.

La propuesta del Gobierno de reformar el Código Penal para, entre otras cosas, revisar los delitos de sedición y rebelión no genera unanimidad en las filas socialistas. Mientras los ministros cerraban filas en torno a la medida, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, la relacionó ayer con el apoyo de ERC a la investidura de Pedro Sánchez: “Con el Código Penal no se puede mercadear, ni lo pueden decidir aquellos que aún hoy siguen diciendo que, si pueden, lo volverán a hacer”, advirtió, en referencia a los líderes del procés independentista.

Si la reforma incluyera una rebaja de la pena por sedición, el delito por el que fueron condenados, eso implicaría una revisión de su sentencia y el adelanto de su salida de la cárcel. Para Page, uno de los barones socialistas más críticos con el diálogo del Gobierno con los independentistas, un cambio como el que plantea el Ejecutivo de coalición “no es negociable”, al tratarse de una cuestión que requiere “amplio consenso social”. “Con los derechos de los españoles no se mercadea”, afirmó tras el Consejo regional de Gobierno.

Además, el presidente castellanomanchego pareció lanzar una crítica velada al cambio de criterio de Sánchez, que anunció en la campaña de las generales de noviembre que recuperaría el delito de convocatoria ilegal de referéndum y ahora defiende no judicializar la cuestión catalana: “Algún día se podría discutir llevar al Código Penal [el hecho de] hacer exactamente lo contrario de lo que se promete, y la tipificación sería grave” aventuró.

Sin embargo, García-Page aseguró que, tras oír al presidente del Gobierno hablar sobre la reforma de los delitos de sedición y rebelión, no dedujo “que se fueran a reducir las penas”. “Puede pasar al contrario, pero lo importante es que se aclare para que no haya dudas de que lo que sucedió en Cataluña fue un grave atentado contra el orden constitucional y todos los españoles”, argumentó. Y añadió: “No caben sorpresas”.

Los planes del nuevo Ejecutivo, anunciados este martes tras su primer Consejo de Ministros, también podrían contemplar un endurecimiento o una reformulación del delito de rebelión, el tipo penal por el que la Fiscalía acusó a Oriol Junqueras y los otros líderes del procés.

Las críticas de Page no obtuvieron eco en el Gobierno. La ministra de Defensa, Margarita Robles, calificó la actual tipificación de “antigua” y abogó por afrontar la reforma “con absoluta normalidad”, informa Lucía Abellán. Robles, juez de profesión, defendió que el Código Penal, vigente desde hace 25 años, “tiene que ser muy vivo, muy ágil, y responder a la realidad social”.

En la misma línea, el nuevo ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, aseguró que hay que reformar “sin asustarse” el Código Penal. Según Campo, las figuras de la sedición y la rebelión “son más propias del siglo XIX, cuando se pensaba en ataques con tanques en la calle”. “Hoy vemos que la soberanía es atacada de otra manera, y es necesario dar respuesta proporcional a esas actuaciones”, argumentó.

En los últimos días, el Gobierno ha buscado apoyos para la reforma, que es vista con buenos ojos por el PNV y ERC pero ha sido fuertemente criticada por la oposición de PP, Cs y Vox. La portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, dijo en Televisión Española que el PSOE no renunciará a la reforma “solo porque el PP no quiera sumarse”, y negó que responda a una componenda con Cataluña: “Cuando modificamos el Código Penal no lo hacemos pactando con los territorios”, apostilló.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >