Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ministra de Exteriores acude a Marruecos en pleno pulso por la frontera marítima

González Laya se reunirá con el presidente de Canarias tras la visita a Rabat

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en la visita al Mausoleo del Rey Mohamed V este viernes en Rabat. En vídeo, declaraciones del ministro de Exteriores marroquí. Foto: JALAL MORCHIDI (EFE/EPA) | Vídeo: EPV

La tensión por el intento de Marruecos de apropiarse unilateralmente de aguas próximas a Canarias marca la visita que realiza este viernes la ministra de Exteriores a Marruecos. El viaje, concebido inicialmente como muestra del valor estratégico que España otorga a su socio magrebí, se ha tenido que reorientar a última hora para dar cabida a la discusión sobre esos territorios marítimos. La ministra trasladará a su homólogo marroquí, Nasser Burita, que no caben acciones unilaterales para resolver una jurisdicción que debe hacerse con acuerdo ante la ONU.

El primer viaje bilateral de Arancha González Laya, que tomó posesión de su cargo la semana pasada, perseguía un contacto más cercano desde el principio con un socio muchas veces incómodo pero irrenunciable para la política exterior española. El control de la migración desde las costas marroquíes a las españolas y la relación de Marruecos con la UE, con España como nexo, figuraban entre los principales asuntos bilaterales. Pero la aprobación por parte del Parlamento marroquí de dos leyes que acotan unilateralmente las aguas de explotación exclusiva de Marruecos, que se solapan con las que rodean Canarias, ha trastocado la agenda, que incluye un encuentro con el jefe del Ejecutivo, Saadedín el Otmani, y con el ministro de Exteriores, Nasser Burita.

La ministra no regresará directamente a Madrid tras su visita a Marruecos. De Rabat partirá hacia Canarias para tratar de tranquilizar a las autoridades respecto a las intenciones del país magrebí, según anunció el jueves en Twitter. Arancha González Laya se entrevistará el sábado con el presidente canario, el socialista Ángel Víctor Torres, que ha mostrado preocupación por el movimiento unilateral marroquí. Inicialmente tenía prevista una visita a Argelia desde Rabat, pero se ha cancelado “por problemas de agenda”, según relatan fuentes diplomáticas.

Más allá de este contencioso, en la lista de reclamaciones de Marruecos a las autoridades españolas figura, desde hace más de un año, que se agilice el sistema de concesión de visados temporales. Los ciudadanos se quejan en las redes sociales del “muro burocrático” que tienen que superar para conseguir una cita en los consulados de Casablanca y Marrakech, dos de las ciudades más pobladas.

El aumento de la concesión de visados en Marruecos no ha cesado en los últimos años. En 2015 se tramitaron 177.691. Al año siguiente fueron 205.024. En 2017 llegaron a 212.837 y en 2018 fueron 241.731. Finalmente, el año pasado se alcanzó la cifra de 262.227 visados. No obstante, el anterior ministro de Exteriores, Josep Borrell, que visitó el país cuatro veces en menos de un año, prometió agilizar el sistema de concesiones de visados durante su último viaje, el pasado junio.

En cuanto a las relaciones comerciales, España desbancó ya hace seis años a Francia como primer proveedor y también se ha convertido en su primer cliente. El comercio bilateral se ha más que duplicado en seis años. Pasó de 6.000 millones de euros en 2012 a 15.000 el año pasado. El primer producto que exporta el país vecino no es el tomate ni el fosfato, sino los automóviles.

Tras reunirse con el jefe del Gobierno, Saadedín el Otmani, la ministra ha visitado la nueva sede del consulado en Rabat, donde quiso emitir dos mensajes. El primero, de agradecimiento a quienes trabajan en los consulados. "Hacen una labor enorme en condiciones que no son fáciles, porque todos sabemos que los medios son limitados.", ha señalado. "Quería venir [al consulado] para dar las gracias por la labor que ellos hacen. Una labor que es poco conocida, pero tremendamente importante para darle contenido a la relación estratégica que España tiene con Marruecos. Esa dimensión estratégica tiene mucho que ver con las personas y los consulados son la correa de transmisión de los ciudadanos y ciudadanas marroquíes".

El segundo mensaje de la ministra ha ido dirigido a las autoridades marroquíes: “España se toma en serio el querer que nuestras relaciones humanas, de estudiantes, de empresarios, de ciudadanos en general, sea más estrecha. Y para eso estamos dispuestos a poner los medios necesarios. Razón por la cual nos hemos mudado a este nuevo consulado en Rabat. Y estamos invirtiendo en la red de consulados en Marruecos que va a hacer posible esta relación”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información