Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU y Podemos se querellan contra el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch por instigar un golpe de Estado

Las dos formaciones denuncian al periodista y político ante el Supremo por unos tuits que consideran una llamada al Ejército a impedir el Gobierno de coalición

Hermann Tertsch Fuerzas Armadas
Hermann Tertsch, uno de los tres eurodiputados de Vox, el pasado diciembre en el Congreso.

Podemos e Izquierda Unida (IU) han interpuesto este viernes ante el Tribunal Supremo una querella contra el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch por dos mensajes que publicó en Twitter el 2 de enero y este miércoles y cuyo contenido consideran que es una arenga a las Fuerzas Armadas “a violentar el orden constitucional vigente” e impedir la formación del Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. La querella considera que Tertsch ha podido cometer con ellos un delito de provocación para la rebelión armada, otro de amenazas al Gobierno de la nación y un tercero de odio “al promover de forma directa hostilidad y violencia por razón de ideología”.

“En estos días parece que todos los cómplices de Zapatero desde el etarra Otegi a los comunistas Iglesias y Garzón se esfuerzan por hacer inevitable la aplicación del Artículo 8 [de la Constitución] para que las Fuerzas Armadas interrumpan un obvio proceso golpista de voladura de España como nación”, publicó el eurodiputado de extrema derecha el 2 de enero. Tertsch, que cuenta con más de 157.000 seguidores en la red social, consiguió 697 retuits y más de 1.000 me gusta con ese mensaje, según se detalla en la querella, a cuyo contenido ha tenido acceso Valverdedelcamino. El texto elaborado por los abogados de Podemos e IU destaca que el tuit fue publicado solo 48 antes de que se iniciase el debate de investidura que terminó con el nombramiento el 7 de enero de Sánchez como presidente de un Gobierno del que forman parte Pablo Iglesias y Alberto Garzón, líderes de Podemos e IU.

La querella resalta que Tertsch “viene participando de forma notoria y ostensible en la generación de un clima de confrontación contra el legítimo Gobierno democráticamente elegido” y recuerda que su cuenta en Twitter ha sido cancelada en alguna ocasión por los exabruptos que desde la misma realiza. Además, recuerda que sobre él ya “han recaído diversas sentencias judiciales en las que se le condena por intromisión ilegítima en los derechos de terceras personas”. Entre ellas, una por vulnerar el derecho del honor del padre de Iglesias, al que relacionó con la muerte de un policía en 1973.

Podemos e IU destacan que aquel primer mensaje de Tertsch tuvo “una notable repercusión en los medios de comunicación”, algunos de los cuales se hicieron eco del mismo y afirman que, incluso, generó "un debate sobre hasta qué punto sería constitucional que el Ejército pudiera derrocar al Gobierno presidido por Pedro Sánchez". La querella también resalta el contexto en el que se produjo el tuit y recuerda que solo unos días antes, el 22 de diciembre, otro destacado miembro de Vox, el general retirado Fulgencio Coll, hizo unas declaraciones en las que “venía a insinuar que el jefe del Ejecutivo [entonces aún en funciones] debía ser destituido por otros poderes del Estado por ser un problema para la seguridad nacional alentando igualmente una suerte de quebrantamiento del Estado de derecho”.

Por todo ello, los dos partidos consideran que Tertsch “viene participando en la generación de un clima de hostil confrontación frente a las legítimas y democráticas decisiones del Gobierno de España, generando un contexto de velada amenaza respecto a las decisiones que el Gobierno constitucional viene adoptado”. Destacan que aquel primer tuit del 2 de enero fue seguido el pasado miércoles con un segundo que consideran que también contiene una “amenaza implícita”. En él, el eurodiputado de Vox reproduce una imagen con el contenido del artículo 8 de la Constitución, que fija que las Fuerzas Armadas tienen la “misión” de “garantizar la soberanía e independencia de España” y “defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”, junto a unas palabras del vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, de ERC, que Tertsch interpreta como la confirmación de “los planes separatistas en la inminente reunión Sánchez-Torra”, en referencia al próximo encuentro entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat.

Para Podemos e IU, ambos mensajes contienen “una indudable carga de provocación para que por parte de las Fuerzas Armadas se realicen, aun cuando sea solo de forma preparatoria, los elementos del tipo de rebelión en el sentido de alzarse pública y violentamente, aunque este alzamiento consista simplemente en la mera ostentación disuasoria o amenazante de las armas que detentan las Fuerzas Armadas”. La querella recalca que Tertsch “es compañero de filas del partido Vox de diferentes militares retirados de alta graduación que pudieran tener predicamento y autoridad dentro del seno de las Fuerzas Armadas”. Y añade que lo que califica de “soflamas” pueden “generar o generan un clima de temor o amedrentamiento entre algunos individuos o parte de la población civil que da sustento o apoyo al actual” Gobierno. Por todo ello, pide al Supremo que admita la querella y solicite al Parlamento Europeo el suplicatorio para poder iniciar la causa contra Tertsch, que fue elegido eurodiputado en las elecciones del pasado 26 de mayo al ocupar el tercer puesto en la lista de Vox.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información