Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción pide la imputación del defensor del pueblo catalán por viajar gratis a la final de la Champions

El síndic de greuges, Rafael Ribó, acudió con su hija a Berlín en 2015, tal y como reconoció él mismo en el Parlament de Cataluña, a cuenta del empresario investigado en el caso 3% Jordi Soler

El síndic de greuges, Rafael Ribó, en una imagen de archivo.
El síndic de greuges, Rafael Ribó, en una imagen de archivo.

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que investiga el caso del 3% sobre el presunto pago de comisiones a cambio de obra pública adjudicada por Convergencia Democràtica de Catalunya, que impute por un delito de cohecho impropio al síndic de greuges de Cataluña, Rafael Ribó, que viajó con su hija a la final de la Liga de Campeones en Berlín en 2015 por cuenta de un empresario. De la Mata ha acordado este mismo viernes darle traslado a Ribó de las actuaciones antes de decidir si remite los hechos al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, ante el que Ribó está aforado. Entre las actuaciones que se enviarán a Ribó se encuentran los informes de la Guardia Civil que apuntan a que se benefició de aquel viaje sin tener una relación de amistad con Soler que lo justificase.

Lo que sí ha hecho ya De la Mata es citar como investigado por un presunto delito de cohecho al empresario que pagó el viaje del que se beneficiaron el síndic y su hija. Se trata del empresario Jordi Soler, cuyas mercantiles Electromecánica Soler, Grup Soler Constructora y Soler Global Service presuntamente afrontaron los 39.900 euros que costó el alquiller del avión y la furgoneta para los desplazamientos en Berlín que incluía la expedición a la que Ribó solicitó asistir en compañía de su hija por intermediación del convergente Ramón Camp. De la Mata ha citado a Soler para el próximo 31 de enero. Ese mismo día el juez ha convocado también a la secretaria del empresario, Eva Brea, y el propio Camp.

Respecto a Ribó,  De la Mata recuerda que la jurisprudencia del Tribunal Supremo impone un mayor nivel de profundidad en la instrucción judicial antes de redactar la exposición razonada para señalar a un aforado, de forma que se impute a la persona aforada "de modo inequívoco y directo" la comisión de hechos concretos y "objetivamente contrastables". Con todo, De La Mata entiende que "no consta la existencia de fin alguno distinto para haber realizado Soler esta invitación que la mera consideración por su parte a la función o cargo que Ribó desempeñaba" como tampoco consta "la existencia de relaciones de familiaridad o de especial amistad íntima" entre ambos y además, el propio empresario consideraba que el viaje era "comercial", como dijo por mensaje a un tercero.

 Anticorrupción detalla en su escrito que en junio de 2015 el empresario Jordi Soler "decidió invitar a diversas personalidades del ámbito del partido político Convergencia Democràtica de Catalunya (CDC) o de instituciones públicas" catalanas a la final de La Liga de Campeones que se celebró en Berlín y en la que Barcelona venció a la Juventus de Turín. Entre ellas estaba el convergente Ramón Camp, quien tras recibir un correo electrónico de Soler con indicaciones para quedar en el aeropuerto de Barcelona, contestó "introduciendo" a estos dos nuevos invitados, tal y como recoge el intercambio de mensajes hallado por la Guardia Civil en el móvil del empresario. "El Rafael [Ribó] tiene una entrada proveniente del Barcelona y me pregunta si hay plaza para su hija", decía el mensaje de Camp. "Oki. Ahora ya somos 14 y 14", contestó el empresario, para a continuación, pedirle los datos de los viajeros. El viaje, que efectivamente se produjo y en el que participaron Ribó y su hija a la luz de la lista de pasajeros facilitada a la Guardia Civil por la compañía aérea, incluía el alquiler de un avión y de una furgoneta para los desplazamientos en Berlín. De acuerdo con los investigadores, tuvo un coste total de 39.300 euros y se facturó a nombre de tres empresas de Jordi Soler que están bajo la lupa por la sospecha de encubrir mordidas a Convergència a cambio de obra pública. Anticorrupción apunta además que a la luz de otro de los mensajes hallados en el móvil de Soler, el viaje para asistir a la final de la Liga de Campeones no tenía "una naturaleza social ni amistosa". El día del partido escribió a un contacto identificado como Josep Antoni Colomer: "Ahora estoy en Berlín. No le digas a nadie. Ya te explicaré. Viaje comercial", decía.

Para la Fiscalía, esta conducta de Ribó podría incurrir en un delito de "cohecho impropio" puesto que el defensor del pueblo catalán "no mantiene relaciones de amistad o afecto con Soler" y "no solo acepta ser invitado sino que toma iniciativa para obtener un mayor beneficio al solicitar expresamente que también sea invitada su hija". El escrito añade que "dentro de las funciones y actividades que realiza Soler ninguna tiene relación directa con invitar a personas a viajar a ver un partido de fútbol, es decir; el pago del viaje supone un coste añadido a su actividad empresarial" y además, considera que es "comercial y trata de que nadie sepa de él". En este contexto, Anticorrupción pide al juez De la Mata que eleve exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dándole traslado de los indicios delictivos. Se trata de la instancia competente dado que Ribó, en calidad de síndic de greuges, goza de aforamiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información