Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ábalos se reunió con la ‘número dos’ de Maduro para evitar su entrada en España, según la policía

La ministra de Exteriores, Arancha González, asegura que Delcy Rodríguez, que tiene prohibido el ingreso en la UE, no entró en ningún momento en territorio español

José Luis Ábalos, el pasado miércoles en San Sebastián. En vídeo, declaraciones de Ábalos.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, nunca llegó a entrar legalmente en territorio español durante su escala del pasado lunes en el aeropuerto madrileño de Barajas, según aseguran tanto fuentes del Gobierno como de la policía. Rodríguez tiene prohibido el ingreso en territorio de la Unión Europea (UE) como parte de las sanciones acordadas por Bruselas contra el régimen de Nicolás Maduro por su política represiva y la ausencia de libertades democráticas en ese país. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha insistido desde Rabat en esta idea. "La vicepresidenta de Venezuela no entró en la UE a través de España porque no puede hacerlo", ha garantizado.

Según fuentes policiales, el ministro José Luis Ábalos subió al avión para convencer a Rodríguez de que no abandonase el aparato, tras ser advertido de que esta pretendía bajar a tierra, lo que hubiera provocado un incidente diplomático. La mandataria venezolana insistía en descender de la aeronave, a pesar de que un comisario de policía le había comunicado que, si lo hacía, sería detenida en virtud de las sanciones europeas, según las citadas fuentes. Esta versión difiere de la de Ábalos, que aseguró el jueves que acudió al aeropuerto a título privado a recibir al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia, con quien mantiene una relación de amistad, y que no mantuvo ningún encuentro formal con la vicepresidenta.

En una entrevista que publica este sábado La Razón, Ábalos da así de detallada otra versión de lo que sucedió en la madrugada del lunes en Barajas: "Se presentan estos hechos con tintes de una película de misterio, reunión secreta en un avión, de madrugada… La realidad es más vulgar. Estoy informado de la llegada del Ministro de Turismo –Fernando Plasencia– al que conozco, porque viene a Fitur. Como no sabía si lo podría ver por la semana que llevábamos en el Ministerio, fui a Barajas. Llegando al aeropuerto me llama el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, que sabía por mí de su llegada, para decirme que la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha recibido una comunicación de la Embajada venezolana en la que le dicen que en ese avión también viaja la vicepresidenta, Delcy Rodríguez. Y me dice: Ya que vas, procura que no baje del avión".

Este viernes, a su llegada A Coruña, el ministro ha matizado esa versión: "Efectivamente, estaba de tránsito y a instancias del ministro de Turismo, que me pidió si me importaba saludarla, la saludé. Y ya está, nada más. Al margen de recordarle que lamentablemente no podía pisar territorio español", ha declarado Ábalos a los periodistas. "Y así fue: ni hubo reunión, ni pisó territorio español. Y lo que tiene que hacer la responsabilidad cuando uno gobierna es no crear más problemas añadidos en el orden y en el ámbito diplomático", ha argumentado.

"Yo entiendo por reunión cuando uno se convoca y está debatiendo e intercambiando, aunque sean simplemente puntos de vista, y en ese sentido le digo que no. Por tanto, yo siempre he dicho que no hubo reunión a la pregunta de si hubo reunión", ha insistido. "No fue largo [el encuentro], fue lo justo, porque entre otras cosas uno no puede mantener esa situación demasiado tiempo", ha añadido.

Y en relación con si llegó a bajarse del avión: "Cuando yo estaba no, luego hay unas salas de frontera...", ha explicado. "Las zonas de tránsito se consideran frontera y no territorio español. Hasta que no se pasa el control de fronteras, no se está pisando territorio español", ha aclarado. "Pero quiero señalar que en todo momento estuvo la Policía y la Guardia Civil, porque ya desde la tarde se sabía que en ese vuelo iba la vicepresidenta y por lo tanto desde Interior se tomaron todas las medidas Y así fue. Por tanto, en todas las gestiones estuvo presente el comisario oportuno, de fronteras".

El ministro ha insistido en que "fue una circunstancia muy fortuita, muy casual". Y ha asegurado: "Dentro de mis posibilidades lo resolví como mejor pude, no generando ningún problema. Siento que sea tan vulgar el suceso. La realidad fue más simple", ha concluido.

La ministra de Exteriores, desde Rabat, ha dado por buena la versión de Ábalos, aunque para ella lo más importante es que Rodríguez nunca entró en territorio español.

La escala en Madrid de la número dos de Maduro, que procedía de Caracas y tenía como destino final Turquía, se ha situado en el centro de la polémica política en España tras conocerse que durante su estancia en el aeropuerto se vio con el ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. 

Según fuentes policiales, cuando el avión aterrizó en Barajas, la tripulación quiso bajar a tierra a descansar. En ese momento, siempre según estas fuentes, Delcy Rodríguez solicitó de manera insistente poder abandonar el avión, lo que motivó que una de las personas presentes en el aparato llamase a Ábalos para que mediase. El ministro Ábalos llegó entonces al avión junto con un comisario de policía, quien informó a la vicepresidenta venezolana de que no podía bajar y que, si lo hacía, tendría que ser detenida al tener prohibido el acceso a la UE. Rodríguez insistió de forma vehemente en entrar en la terminal de Barajas, pero, aseguran las fuentes, fue Ábalos quien calmó a la vicepresidenta venezolana, que al final desistió y se quedó en la aeronave, acompañada durante un rato por el ministro, mientras la tripulación se iba a descansar.

Los partidos de la oposición han lanzado una ofensiva parlamentaria para exigir explicaciones al ministro. Ábalos asegura que su encuentro con Rodríguez, pasada la medianoche del domingo, fue puramente casual ya que él había acudido al aeropuerto solo para recibir al ministro venezolano de Turismo, Félix Plasencia, que viajaba en el mismo avión que la vicepresidenta pero se quedó en Madrid para asistir a la feria internacional de turismo Fitur. Ábalos sostiene que su recepción a Plasencia era puramente personal, ya que ambos son amigos desde hace tiempo.

Fuentes policiales explicaron que el avión en que viajaban Rodríguez, Plasencia y otros miembros del equipo de asesores de la vicepresidenta realizó en Madrid una "escala técnica" para el descanso obligatorio de la tripulación y el repostaje del avión, de la compañía Sky Valet. Como la vicepresidenta, según las mismas fuentes, no entró en lo que legalmente se considera territorio español, la policía se limitó a "dar protección y garantizar la seguridad" de las personalidades. Fuentes del Ministerio de Exteriores difundieron la misma versión. Según el registro de actividad del avión, este aterrizó en Barajas a las 0.12 del lunes tras un viaje de casi nueve horas desde Caracas. Salió de Madrid con destino a Estambul a las 14.42.  

EE UU muestra su disgusto por el encuentro

Antonia Laborde

Estados Unidos no tardó en dar a conocer su disgusto sobre el encuentro entre José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez. Jon Piechowski, subsecretario para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, reconoció este viernes por la tarde que “celebrar este tipo de reunión con alguien como Delcy Rodríguez es decepcionante y podría ser desalentador”. El funcionario estadounidense remarcó dos veces durante una videoconferencia con un grupo de periodistas que Washington “tiene preguntas sobre esta supuesta reunión” entre el ministro español y la número dos de Maduro, porque ella “es una oficial del exrégimen de Maduro sancionada no solo por Estados Unidos, sino también por la misma Unión Europea”. Sin embargo, no fue claro si EE UU va a presentar una queja formal contra España. "No voy a hablar sobre nuestras conversaciones diplomáticas, que son privadas", dijo para zanjar el tema.

La polémica por el encuentro de Ábalos con la número dos de Maduro se produce horas antes de la llegada a Madrid del líder venezolano Juan Guaidó, reconocido como presidente del país por la mayoría de la comunidad internacional frente al grupo que mantiene el Gobierno. Guaidó se entrevistará este sábado con la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, y recibirá el homenaje de la comunidad de exiliados venezolanos, así como del Ayuntamiento y del Gobierno autónomo de Madrid, ambos en manos de una coalición entre PP y Ciudadanos. Los partidos de centroderecha han criticado al presidente del Gobierno por no recibir él mismo a Guaidó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información