Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal se abre a más pactos con el Gobierno

El tono de los empresarios contrasta con el que cada día protagoniza la oposición

Firma del salario mínimo en el Palacio de la Moncloa entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal.
Firma del salario mínimo en el Palacio de la Moncloa entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal.

El Gobierno, la patronal y los sindicatos inauguraron este jueves un nuevo clima social con una fotografía simbólica en La Moncloa del primer gran acuerdo de la legislatura, el de la subida del salario mínimo a 950 euros. En un momento en que la oposición arrecia en sus ataques al Ejecutivo y pide casi a diario la dimisión de Pedro Sánchez, la patronal mostró su voluntad de diálogo y se abrió a la posibilidad de más pactos. “España necesita acuerdos. Hay que dar el aval al Gobierno para que trabaje”, aseguró el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

El acto de este jueves en La Moncloa era importante para el Ejecutivo, porque es una buena noticia en medio de una semana muy tensa llena de polémicas y con una rectificación total en pocas horas en el asunto clave de Cataluña. Aún así, La Moncloa decidió que no hubiera discursos, solo una fotografía para marcar este cambio completo en el clima del diálogo social. Los representantes de la patronal, que tuvieron sus reticencias ante este acuerdo —este jueves insistieron en que habían aceptado 950 euros porque si no corrían el riesgo de que les impusieran 1.000 sin pacto— mostraron un tono completamente diferente al que cada día protagoniza la oposición y en especial el PP, una formación tradicionalmente próxima a las posiciones de la CEOE y la Cepyme. Garamendi insistió en que ellos no hablan de política, y destacó que el día anterior a su visita a La Moncloa había estado con Pablo Casado, líder del PP, para dar imagen de neutralidad. Pero la fotografía de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con los líderes de la patronal y de CC OO y UGT es en sí un gesto de alto contenido político.

“Nosotros no hablamos de política. Pero vamos a hacer lo posible para que el país funcione. A mí me interesa mi país. Estamos intentando llegar a acuerdos dentro de las diferencias: con acuerdos llegamos mucho más lejos. Esto es un acto de responsabilidad. Las empresas necesitan confianza y esa la da la estabilidad y la moderación. Hay que dar el aval al Gobierno para que trabaje, no han pasado ni 100 días. Todos queremos que nuestro país funcione”, señaló Garamendi.

Fuentes tanto de los sindicatos como de la patronal le dan una gran importancia a este acuerdo y creen que puede ser el preludio de otros, sobre todo el más difícil y el que más preocupa a los empresarios, que es el de la reforma laboral. La negociación ni siquiera ha comenzado pero fuentes de estos grupos y del Gobierno admiten que este gesto de la patronal aceptando el acuerdo del salario mínimo le da una mayor capacidad negociadora para las próximas reuniones. Fuentes de la CEOE admiten que existe una gran desconfianza en el sector empresarial con un Gobierno inédito de coalición del PSOE con Unidas Podemos que está planteando como uno de sus ejes de actuación una importante subida de impuestos a las grandes empresas. Sin embargo, la patronal ha decidido optar por la vía negociadora y así, de alguna manera, asume que este Gobierno va a durar y se aleja del catastrofismo de la oposición, que gesticula a diario como si la legislatura pudiese acabar en cualquier momento.

El ambiente que se vivió en la reunión lo trató de resumir la ministra Díaz, que fue clave para rematar el pacto: “Este Gobierno va a durar. La derecha y la ultraderecha han quedado desencajadas con este acuerdo. Los agentes sociales han tenido altura de miras en vez de dedicarse a hablar de Venezuela como la derecha”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información