Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dueño de La Mechá usó a su hijo de testaferro tras dejar tres empresas con deudas en 20 años

El supuesto administrador de la compañía estaba en la universidad y de Erasmus mientras su padre hacía crecer el negocio

brote de listeriosis ultima hora
Sandro Marín Rodríguez (izquierda) y un familiar a la entrada de la fábrica de Magrudis.

Sandro Marín Rodríguez figura en el Registro Mercantil como propietario y administrador de Magrudis SL, la empresa que explota la marca La Mechá cuyos productos han causado el mayor brote de listeriosis registrado en España. Cuando la sociedad fue creada en agosto de 2013, sin embargo, este joven que hoy ronda los 30 años estaba en la universidad meditando dejar los estudios de Farmacia. Dos veranos más tarde, mientras la compañía crecía, Marín Rodríguez se fue de Erasmus a la Universidad de Económicas de Katowice (Polonia), donde pasó el curso 2015-16. “La empresa no es suya, sino de su padre, que es quien lo ha llevado todo siempre. El chico quizá le ayude ahora, pero yo ni le había visto hasta que el otro día salió en la tele”, explica un comercial que, como las otras fuentes del sector cárnico consultadas, pide el anonimato.

Este diario ha intentado en los últimos días recabar la versión de Marín Rodríguez, quien ha declinado hablar por teléfono y contestar los mensajes escritos. Valverdedelcamino ha reconstruido mediante testimonios, documentos y la información disponible en Internet la trayectoria empresarial del joven y de su padre, José Antonio Marín Ponce, “un tipo emprendedor, pero que no siempre ha sabido o podido llevar bien las cosas”. “Ha tenido siempre problemas, pero de tipo económico, nada que ver con todo esto”, explica un empresario.

Estas dificultades han dejado un largo rastro de deudas en los boletines oficiales de las últimas dos décadas. La primera compañía en la que participó Marín Ponce data de 1993, se llamaba Sanmasur y tenía como objeto el “comercio al por mayor de carne y productos cárnicos”. Su rol en la sociedad, como administrador único, sí figuraba entonces en el registro. El negocio no duró mucho y quebró a finales de esa década. El Boletín del Registro Mercantil (Borme) recoge en marzo de 2004 la existencia de “un crédito incobrable” a nombre de Sanmasur. Esta figura administrativa se declara cuando se han agotado todas las vías legales para cobrar una deuda.

La segunda iniciativa empresarial de Marín Ponce es Sierra Encina SL, dedicada al “comercio al por menor de carne y productos cárnicos”, que también tiene una vida corta. La sociedad es creada en 1996 y el Borme recoge en 2001 y 2003 la existencia de sendos créditos incobrables. En esta ocasión ya no es él, sino una mujer —presumiblemente su esposa—, la que figura como administradora. Él consta como apoderado.

Magrudis hizo obras en su fábrica en julio

Magrudis realizó obras de ampliación de su empresa en el polígono El Pino, el pasado mes de julio. Sus responsables no comunicaron la reforma a la Junta de Andalucía hasta el 31 de julio, según confirmó este viernes Jesús Peinado, subdirector de Protección de la Salud. Peinado rehusó vincular la ampliación con el brote hasta que no haya análisis contundentes.

La Consejería de Salud ha fijado el origen del brote en el 15 de julio, según una circular que trasladó a los epidemiólogos el 20 de agosto. A partir de la segunda quincena de julio se tuvo constancia de un pico en los casos de listeriosis.

Peinado reconoció este viernes que Salud debe autorizar con antelación las reformas en las empresas.

En esta sucesión de quiebras y nuevos proyectos surge la tercera sociedad, Embutidos El Patio SL, creada en el año 2000 y también con una tortuosa trayectoria que acaba en 2012 con una “declaración de insolvencia” tras un juicio por lo social en el que una exempleada le reclama 1.608 euros en sueldos. El Borme del 19 de noviembre de 2012 recoge que el importe total adeudado por la empresa asciende a “32.902,14 euros de principal, más la cantidad de 6.580,42 euros presupuestados para intereses y costas”. En Embutidos El Patio también figura como administradora otra persona del entorno del empresario, que no entra en la sociedad como apoderado hasta 2006.

Sin responsabilidad

Menos de un año después, en agosto de 2013, nace Magrudis SL, en la que Marín Ponce ya no tiene ninguna responsabilidad formal y es su hijo el que figura en todos los documentos. De ese mismo mes data el primer mensaje del joven que puede leerse en Twitter. Sus publicaciones en esta y otras redes sociales no parecen los de un empresario novel, sino los de un universitario que se despide de los estudios de Farmacia —se volcará en los de Empresariales en la universidad pública Pablo de Olavide—, bromea con sus amigos y muestra una creciente pasión por los mercados financieros. La economía —también escribe en una revista electrónica— gana peso en su perfil hasta posiciones netamente neoliberales, antiimpuestos y de apoyo al extraparlamentario Partido Libertario.

En el primer semestre de 2015, mientras Magrudis va aumentando su facturación hasta superar los 500.000 euros anuales, Sandro Marín solicita y consigue una beca Erasmus, que le permitirá pasar 10 meses en Polonia, según documentos de la universidad. La dotación de la beca asciende a 1.500 euros.

La vida que él y sus amigos publican en las redes sociales durante el curso tampoco reflejan ninguna preocupación por el joven negocio, sino las habituales actividades de los estudiantes en el extranjero. En una fiesta es condecorado por sus compañeros como míster Erasmus del curso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >