Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declaración de emergencia en Jaén: 1.500 niños de la provincia, sin comedor

La Junta inicia un proceso extraordinario para sustituir a la empresa concesionaria del catering en 37 colegios que ha suspendido de manera unilateral y repentina su contrato

Reunión con responsables de los centros afectados por la suspensión del comedor escolar.rn rn rn rn 01011970
Reunión con responsables de los centros afectados por la suspensión del comedor escolar. 01/01/1970 EUROPA PRESS

Desde el pasado lunes, 1.500 alumnos de infantil y primaria de 37 centros públicos de la provincia de Jaén no tienen servicio de comedor. La empresa concesionaria del catering, Royal Menú, avisó el pasado jueves 9 de octubre a la Agencia Pública Andaluza de Educación de que a partir de este lunes dejaba de "manera unilateral" y "definitiva" de prestar ese servicio, cuyo contrato finalizaba en febrero de 2020. La forma repentina de comunicar la suspensión de su actividad ha pillado a la administración autonómica de improviso y ha obligado a la Consejería de Educación, dirigida por Ciudadanos, a activar el procedimiento de emergencia para poder adjudicar sin necesidad de licitación previa a otra empresa la gestión del servicio de comidas.

La Junta de Andalucía ha comenzado a sondear a todas las compañías de catering cercanas a los 25 municipios afectados para formalizar un contrato temporal, hasta que se saque a concurso la plaza definitiva. Se trata de un proceso cuya duración no puede prever la administración, según las fuentes consultadas. “Mientras tanto, los padres llevamos ya dos días haciendo encaje de bolillos para poder recoger a nuestros hijos a las dos de la tarde, para muchos es imposible la conciliación, máxime cuando no sabemos cuánto tiempo va a durar esta situación”, explica Pedro Delgado, presidente de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres del alumnado de la provincia de Jaén "Los Olivos". “La celeridad con la que se han desarrollado los acontecimientos no nos ha dejado margen para planificar nada”, insiste.

La gerente de Royal Menú, María del Rosario Martos, asegura en un comunicado que el 4 de septiembre trasladó a la Agencia Pública Andaluza de Educación su intención de ceder a otra empresa el contrato de prestación del servicio de comedor. Martos alega que desde la Consejería de Educación no se recibió ninguna respuesta a esta notificación, por lo que el 9 de octubre se les trasladó por escrito la intención de no continuar ofreciendo el catering. Desde la Junta confirman que Royal Menú les informó de que preveía ceder su contrato a Mediterránea Catering, pero que jamás avisó del cese del servicio de comedor. “La cesión de contratos entre empresas es algo habitual y no tiene por qué indicar ninguna dificultad”, explican desde el Gobierno regional. “Pero Royal Menú siguió sirviendo comidas hasta este lunes. Es la primera vez que unilateralmente una empresa abandona un contrato de comedores escolares”, constatan desde la Administración.

En el comunicado de Royal Menú, difundido a través de su cuenta de Facebook, justifican su decisión en “las cláusulas leoninas” de los contratos “que solo benefician a la Administración”. La empresa lleva prestando desde 2012 el servicio de catering en varios colegios de la provincia de Jaén. Los contratos -iguales para todo el territorio andaluz- tienen una duración máxima de cuatro años, aunque se prorrogan cada dos, casi siempre, salvo problemas, de manera automática, según explican desde la Consejería de Educación. Hasta este año, en el que el nuevo Gobierno ha modificado los pliegos de condiciones, el precio público del menú era de 4,61 euros. Para este curso se ha rebajado a 4,38 euros. “Provocando una descompensación entre el equilibrio económico financiero con la realidad actual de los precios en el mercado”, según alega Martos en su nota.

"Las empresas tienen la obligación de calibrar sus costes e ir a las licitaciones calculando márgenes de beneficios y pérdidas porque las condiciones de los pliegos son conocidas", explica José María López Yáñez, secretario técnico de la Asociación Empresarial de Restauración Colectiva de Andalucía (AERCAN). López, no obstante, llama la atención sobre la situación de su sector. "Con las crisis se primó en los pliegos las ofertas con los precios más bajos. Estamos en unos márgenes muy justos y las empresas están al límite", advierte.

Desde la Junta indican que el pasado mes de abril se le comunicó que no se iba a prorrogar su contrato a partir de febrero de 2020 por “diversas denuncias por la calidad organoléptica de las comidas servidas y otro tipo de incidencias del servicio”. La calidad no es la única irregularidad que rodea a la empresa. “La Inspección de Trabajo ha sancionado a Royal Menú por el retraso y el impago de nóminas a las empleadas que prestan el servicio de comedor en centros”, explica Francisco Cantero, secretario general de CC OO en la provincia de Jaén. La compañía emplea a 150 trabajadoras en los colegios públicos, informa el sindicato. Royal Menú también atiende el servicio de comedor en otros centros de educación concertados y de empresas y ofrece caterings para celebraciones, de acuerdo con su perfil de Facebook. Unas actividades que continúa con normalidad, según informó el delegado territorial de Educación en Jaén a la Federación de Ampas. La gerente en su comunicado acusa a CC OO de realizar “una campaña de desprestigio” y que “valora emprender acciones legales”.

De los 25 municipios afectados, Linares, Bailén y Martos, con cuatro colegios cada uno, son los más damnificados. En esta última localidad se da la paradoja de que Royal Catering ha dejado de atender las necesidades de comedor de los cuatro colegios de primaria del casco urbano, pero continúa ofreciendo el catering a uno de los dos concertados. Los padres de la provincia están trabajando con algunos consistorios para estudiar la posibilidad de que les habiliten servicios de ludoteca de 14 a 15.30, monitores provisionales u otra solución temporal para aliviar el problema de tener que ir a recoger a sus hijos, pero la posibilidad de ampliar el horario de los centros depende de la Delegación territorial de Educación. "En la reunión del martes se nos aconsejó a las Ampas y los Ayuntamientos que evitáramos adoptar medidas dentro de los colegios. Lo que estamos haciendo es sugerir a la administración empresas que puedan prestar el servicio de comedor para el procedimiento de emergencia", explica el alcalde de Martos, Víctor Torres (PSOE). Para muchas familias, conciliar no es la mayor de las preocupaciones. “Los comedores escolares cumplen ante todo una labor social, para muchos niños, la única comida completa y sana que realizan es esa”, advierte Delgado.

El bajo precio del menú tiene un coste

Para las Ampas el problema generado ante el abandono repentino del servicio de catering por parte de Royal Menú evidencia la importancia de que el comedor sea gestionado exclusivamente por la administración y que no se deje en manos privadas. “La apuesta por el catering es un error, si se hubieran contratado comedores de cercanía, hubiéramos podido contar con una solución más rápida”, sostiene Delgado. En este curso, el 65% de los centros educativos andaluces ofrece servicio de comedor -1.938 colegios e institutos- del que se benefician 193.000 alumnos. El servicio se presta en la modalidad de gestión directa por parte de la Consejería de Educación y a través de concesión o contratación a empresas privadas mediante concursos públicos de los que es competente la Agencia Pública Andaluza de Educación.

El precio público del menú es de 4,28 euros diarios, con bonificaciones en función de la renta, incluida la gratuidad total. "La Administración es consciente de que es necesario mejorar las condiciones del servicio porque la calidad percibida en la comunidad es muy baja. Además del precio del menú, deberían tenerse en cuenta otros factores como la experiencia, la garantía nutricional...", abunda López Yáñez. El coste tan bajo también es cuestionado por la Federación de Ampas jienense. “Por esa cantidad es muy difícil que los menús tengan la calidad y las condiciones exigibles”, constata Delgado.

Desde la Federación de Ampas se está concienciado a las familias para que guarden todos los comprobantes y facturas que justifiquen los gastos en los que han tenido que incurrir para compensar el cierre de los comedores escolares. “Nos estamos planteando la posibilidad de emprender acciones legales contra la Administración y en todo caso esperamos que la administración las emprenda contra la empresa”, advierte el presidente del “Los Olivos”. Educación ha iniciado un procedimiento de resolución del contrato con Royal Menú y la incautación de la garantía otorgada en su día por la compañía (100.000 euros) por su incumplimiento, pero aún no ha decidido si va a abrir la vía legal, según indican desde la Junta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información